miércoles, 20 marzo 2019
11:53
, última actualización
Local

La Junta trata de echar por las buenas a los indigentes de Andalucía de los Niños

Técnicos de Hacienda visitan el parque para evaluar los últimos destrozos y pedir a los ocupas, que volvieron a ofrecerse a hacer de cuidadores, que se vayan. La consejería reparará de nuevo la valla y limpiará y desbrozará el recinto, pero no tiene previsto pagar una vigilancia privada ni restaurar las maquetas

el 06 mar 2014 / 08:50 h.

TAGS:

La Junta de Andalucía empieza a mover ficha ante el expolio y la destrucción que sufre desde hace dos años el parque Andalucía de los Niños, que se construyó para la Expo 92 con una inversión de casi cinco millones de euros, y que se encuentra en estado ruinoso debido al abandono al que lo tiene sometido la administración autonómica. La situación es tal que al vandalismo y los robos de maquetas que padece este recinto, se suma la ocupación por parte dos indigentes que han convertido desde hace dos meses el antiguo taller y el restaurante del complejo en su nuevo hogar. Tres técnicos de la Consejería de Hacienda, área de la que depende estos activos, acudieron en la mañana de ayer a visitar el lugar, después de que la pasada semana diversos medios y asociaciones denunciaran que gran parte de las piezas habían sido destrozadas y saqueadas, y que una pareja de indigentes estaba viviendo allí. Sobre el escenario pudieron comprobar cómo muchas de las miniaturas que recrean los principales monumentos de la comunidad están esparcidas a lo largo de lo que queda de los jardines y cómo la verja que supuestamente guarda el parque, única medida de seguridad con la que ha contado desde que en 2012 la Junta se hiciera cargo de él, se encuentra agujereada y echada abajo en algunas partes del perímetro. Además, los trabajadores de la Dirección General de Patrimonio de la Junta conocieron en persona a Antonia Ruiz y Francisco José Almansa, la pareja de mediana edad que vive en Andalucía de los Niños desde hace dos meses y que la pasada semana se ofreció públicamente a vigilar el recinto y limpiarlo por la cantidad de unos 20 o 30 euros al día. De hecho, ayer volvieron a hacer su ofrecimiento directamente a los técnicos de Hacienda, que tuvieron que explicarles que esa no es la vía habitual por la que se encomiendan esas tareas de mantenimiento. Los trabajadores de la consejería les indicaron además que debían abandonar el parque lo antes posible, ya que la próxima semana comenzarán unas tareas de limpieza y desbrozado del recinto, así como la reparación de la valla para tratar de frenar el deterioro que sufre esta parcela mientras se redacta el nuevo concurso público para que alguna empresa adjudique. Los representantes de Patrimonio les comunicaron además que se dotará al parque de vigilancia privada una vez que se concluyan las tareas de adecentamiento, a fin de evitar que continúen colándose en su interior ocupantes ilegales o interesados en sustraer piezas. Esta es una de las demandas que las asociaciones como Legado Expo viene haciendo desde hace años, y que podría haber evitado que esta infraestructura haya perdido gran parte de sus contenidos. Sin embargo, desde Hacienda indicaron ayer a este periódico que no hay previsto dotar de vigilancia al recinto y que, en cualquier caso, los indigentes tendrán que irse. En cuanto a Francisco José Almansa y Antonia Ruiz, continuaban ayer en el parque y trasladaron a este periódico que ellos mantienen su oferta de colaborar en la conservación del espacio. Viven allí desde hace dos meses llegados desde Huelva. Vinieron hace cinco meses a Sevilla para arreglar unos papeles que Antonia necesita para solicitar una ayuda. «Nos estábamos quedando cerca de la torre Pelli con nuestra tienda de campaña, pero un día nos descuidamos y Lipasam se lo llevó todo y lo tiró a la basura. Nos quedamos sin techo y nos encontramos esto, un edificio abandonado y destrozado. Poco a poco lo hemos ido arreglando y aquí estamos sin hacer daño a nadie», explicaba Antonia, recientemente. «No vamos a quedarnos para siempre, sólo hasta que arregle mis papeles, y luego quiero volver a mi pueblo», añadía.

  • 1