jueves, 21 febrero 2019
10:43
, última actualización
Economía

La Junta trata de reconducir ‘in extremis’ a Unicaja y Cajasol

Griñán presiona para que salven las «cuestiones técnicas» en la oferta por Cajasur

el 06 jul 2010 / 14:08 h.

El subgobernador del regulador, Javier Aríztegui, interviene en un seminario de la UIMP, ayer.

El Gobierno andaluz no quiere ni contemplar la posibilidad de que finalmente Unicaja y Cajasol no acudan de forma conjunta a la puja por Cajasur, intervenida por el Banco de España. Y, a pesar de que ese escenario parecía ayer cada vez más probable, la Junta se niega a plantear alternativas. El mensaje lanzado desde el Ejecutivo de José Antonio Griñán no pudo ser más tajante, habrá oferta conjunta sí o sí.

Después de que trascendiera que las dos entidades tienen serias dificultades para ponerse de acuerdo, enredadas en un pulso de poder por el control de Cajasur, la consejera de la Presidencia, Mar Moreno, admitió que "sin duda habrá cuestiones técnicas que habrán de resolverse", pero que "existe unanimidad total, política y social, para que Cajasol y Unicaja colaboren", señaló la número dos en una clara advertencia a los presidentes de las cajas. Convencida, dijo, de que "los directores de Unicaja y Cajasol trabajará mañana, tarde y noche para presentar una oferta conjunta dentro de plazo".

Las cajas no lo tienen tan claro. Primero fuentes financieras indicaron que lo más lógico es que la oferta conjunta se vehiculara a través de un SIP o fusión fría en el que el Banco Europeo de Finanzas (BEF) -con mayoría de Unicaja y Cajasol-sería la sociedad central. Ahora las mismas entidades financieras no ven más que peros a esa fórmula, incapaces -pese a los empujones de la Junta- de casar las dos ofertas que ya habían registrado por separado para quedarse con la cordobesa. Otras fuentes financieras señalaron que el problema radica en que utilizar la vía del BEF perjudicaría los intereses de Caja Granada, inmersa en otro SIP estatal al margen de Andalucía.

Ayer la oferta conjunta seguía sin materializarse, aunque las dos cajas y, sobre todo, el Gobierno andaluz aseguraba que seguían las conversaciones. Los dos presidentes, Braulio Medel y Antonio Pulido, mantuvieron un almuerzo privado la pasada semana en el que decidieron presentar pujar de forma conjunta por Cajasur. Pero el diálogo entre sus segundos espadas, Juan José Navarro (Unicaja) y Lázaro Cepas (Cajasol) no pudo ir peor, reconocen fuentes de la negociación.

Aunque fuentes cercanas al proceso destacan la "voluntad" por llegar al consenso, precisaron que hay dificultades a tener en cuenta como el escaso tiempo para sellar una oferta viable y la diferencia de sus números, en la que Unicaja cuenta con una posición más ventajosa.

Hoy las dos entidades tienen convocados consejos de administración a las ocho de la tarde. Será un día definitivo. Mañana, el Banco de España debe recepcionar las ofertas definitivas.

La Junta admite que esta alianza es un primer paso hacia una gran caja andaluza y es evidente el enorme coste político que tendría que este hito se desvaneciera incluso antes de comenzar a andar. Griñán ha apostado firmemente por esa gran caja andaluza. Y también por que Cajasur se quede en manos andaluzas. Un revés político de esta envergadura puede costar muy caro. La presión se ha redoblado. Desde el Gobierno y el PSOE andaluz llevan ya dos días tratando de reconducir una situación complicada.

La sintonía entre Unicaja y Cajasol en sus primeras conversaciones ha sido muy poca, por no decir nula, admiten fuentes de la negociación. Aunque eso no es óbice, señalan, para tratar de que la oferta conjunta salga adelante. En el trasfondo de las discrepancias está la futura gran caja. Las entidades admiten que la fórmula elegida podría sentar las bases para una futura gran entidad y nadie quiere perder control o sillones.

"juego sucio". El Gobierno andaluz se pronunció sobre el expediente abierto por el FROB a un alto cargo de Cajasur, Santiago Cabezas, por mantener el viernes pasado una reunión con el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, una de las entidades interesadas en quedarse con la cordobesa, y con el ex presidente Santiago Gómez Sierra. La consejera de la Presidencia confió en que el Banco de España "tome nota" de cualquier contacto que "vaya en contra de las reglas de juego" y vigile que éste sea un proceso "limpio".

Y sobre el hecho de que el consejero del Banco Nomura, que tendrá la última palabra sobre la adjudicación de Cajasur, sea hermano de un directivo de la BBK (la caja vasca también ha hecho una oferta), la Junta sólo dijo que confía en que el regulador esté "muy atento".

Oliu se reúne con Ávila y con empresarios

El Banco Sabadell justificó ayer la reunión mantenida con el ex presidente de Cajasur, Santiago Gómez Sierra, y con su mano derecha, Santiago Cabezas -al que el FROB ha abierto un expediente informativo por incumplir las normas del proceso- en el contexto de una ronda de contactos emprendida para sondear opiniones ante una eventual adjudicación de la entidad cordobesa. El Banco Sabadell había presentado una oferta para hacerse con ella tras la intervención por parte del Banco de España, motivo por el que acudió a Córdoba para mantener a finales de la semana pasada reuniones con empresarios cordobeses. Además, Oliu solicitó una entrevista con el consejero andaluz de Economía, Antonio Ávila, con quien se reunió a mediados del pasado mes de junio.

Gómez Sierra sale en defensa de Banco Sabadell

El ex presidente de Cajasur, Santiago Gómez Sierra, salió ayer en defensa del Banco Sabadell y de su presidente, Josep Oliu, al trascender el encuentro que mantuvieron, junto a su mano derecha Santiago Cabezas, el viernes pasado en Córdoba.

El cura admitió haber mantenido "contactos" con entidades interesadas en la cordobesa, tras su intervención por parte del Banco de España, reconociendo un encuentro con Banco Sabadell y con Cajasol y "contacto telefónico" con otras entidades. Gómez Sierra reivindicó su "derecho a mantener estos contactos que se han producido en la más estricta cortesía y en el entendimiento de que la entidad que haya de venir, lo hará con el lógico reconocimiento de la realidad histórica de Cajasur".

"Esto es lo lógico. Lo inaudito es haber despojado a los anteriores responsables de los derechos más básicos, como es el ser oído en el procedimiento de intervención".

"Nadie me ha prohibido verme con quien quiera y no pienso renunciar ni a uno solo de los derechos que me corresponda como ciudadano". "La entidad fundadora de Cajasur no va a renunciar a los derechos que le pudieran asistir en el presente procedimiento y en el futuro y no admitirá una desposesión pura y simple de sus derechos", zanjó.

Por separado, si no se miran los números

Las diferentes magnitudes de las dos principales cajas de ahorros andaluzas, Unicaja y Cajasol, y la premura de los plazos establecidos dificultan una puja conjunta de ambas entidades por Cajasur, actualmente intervenida por el Banco de España, destacaron a Efe fuentes financieras. Ambas cajas presentarían sus propias ofertas si no se salvan los obstáculos que hacen referencia a las principales divergencias en los números como los patrimonio netos, la morosidad y la suma de reservas y recursos propios, aunque los balances y otros indicadores sean parecidos. Las fuentes destacan sobre todo la diferencia en cuanto al volumen de beneficios, muy superiores en favor de Unicaja, lo que causaría problemas al establecer una oferta conjunta al 50%, ya que las proporciones rondarían más el 60-40, precisaron.

 Cajasur, para el mejor postor

El subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, precisó ayer que Cajasur será adjudicada a la institución nacional o extranjera que, siendo solvente, ofrezca un mejor precio por ella. Aríztegui recordó que el proceso se culminará la próxima semana, cumpliendo el calendario previsto. Además, recordó que la intervención y el cambio de administradores están concebidos por el FROB como un mecanismo "de resolución rápida de bancos inviables". Cajasur y CCM, las dos intervenidas.

 

 

  • 1