Local

La Justicia pacta multar al joven de Cartaya

Con el corazón "encogido". Así esperan el joven Miguel Ángel López y su madre Charo Beltrán la sentencia definitiva de la Justicia de Letonia, que pondrá fin hoy a la pesadilla vivida por esta familia de Cartaya tras haber sido acusado el joven de un supuesto delito de ultraje a la bandera letona.

el 14 sep 2009 / 20:27 h.

TAGS:

Con el corazón "encogido". Así esperan el joven Miguel Ángel López y su madre Charo Beltrán la sentencia definitiva de la Justicia de Letonia, que pondrá fin hoy a la pesadilla vivida por esta familia de Cartaya tras haber sido acusado el joven de un supuesto delito de ultraje a la bandera letona y robo de banderines durante su estancia allí.

Ambos confiaron en que el juez instructor del caso ratifique el acuerdo alcanzado por el Ministerio letón y el abogado encargado de la defensa de López , que establece el pago de unos 3.800 euros como pena. Así lo avanzó el propio Miguel Ángel López tras la vista oral celebrada en Riga. El joven se mostró "muy satisfecho" por el acuerdo de conformidad logrado entre la Fiscalía y su letrado, del que indicó que el Ministerio Público "ha decidido finalmente suavizar los términos de la acusación".

Aún así, tanto el joven como su madre mostraron cierta cautela hasta conocer el dictamen definitivo del juez instructor con el que esperan olvidar los días que López pasó retenido en la capital letona, desde el 16 de mayo hasta el 4 de junio por coger unos banderines de "recuerdo" con unos amigos.

Charo Beltrán manifestó a El Correo de Andalucía la esperanza de que "todo vaya bien y el juez ratifique el acuerdo, porque normalmente suele ser así". Sin embargo, puntualizó que hasta entonces, aguardan el momento de conocer la sentencia con el corazón "encogido". Su hijo también confió en regresar "cuanto antes a tierras españolas, a no ser que pase algo raro", precisó.

López explicó que este acuerdo es extensivo a los otros tres jóvenes presuntamente implicados en los hechos, un canario y dos portugueses, que fueron juzgados y que están representados por el mismo letrado que el cartayero.

Tras recordar todos los acontecimientos vividos en Letonia y valorar "muy positivamente" el desarrollo del juicio, el joven aseveró que la imposición de una pena de cárcel "hubiera sido algo realmente excesivo y desproporcionado por una simple chiquillada".

  • 1