Local

La legislablanda

Así, con una carga peyorativa, ciertamente crítica y presuntuosamente corrosiva, es como cierto medio de comunicación radiofónico de ámbito nacional ha bautizado la legislatura que ahora comienza: la legislablanda.

el 15 sep 2009 / 03:06 h.

TAGS:

Así, con una carga peyorativa, ciertamente crítica y presuntuosamente corrosiva, es como cierto medio de comunicación radiofónico de ámbito nacional ha bautizado la legislatura que ahora comienza: la legislablanda. Hace referencia, con ello, tanto a la postura de diálogo y pactos mantenida por el ya presidente Sr. Rodríguez Zapatero en la sesión de investidura, postura tachada por ese medio de mentirosa y demagógica, como a la expresada por el líder de la oposición Sr. Rajoy, tachada de entreguista y traidora a sus votantes. Por cierto que esa última postura es la que más les preocupa y, al efecto, están lanzando diariamente todas sus baterías contra la persona del, hasta este momento, jefe de la oposición, tachándole de débil, falto de liderazgo y hasta poco demócrata, esto último por deber su situación a la designación del Sr. Aznar y no abrir, ante la derrota electoral, unas primarias con todas las garantías en vez de un Congreso "organizado y manejado" por sus leales. Por cierto que, en esta labor de acoso, es ayudado el medio a que nos referimos por otros de prensa diaria y digital.

A nosotros, en cambio, se nos abre el alma política a la esperanza ante lo que hemos visto y oído estos días gracias a las cámaras de TV. Por fin, en prácticamente todos los grupos, parece imponerse la sensatez y la moderación sin merma de sus respectivos contenidos ideológicos. Por encima de todas las intervenciones, nos han gustado especialmente los discursos del Sr. Rodríguez Zapatero (un líder político), del Sr. Rajoy (un parlamentario de lujo) y del Sr. Durán i Lleida (una envidiable cabeza política). Desde nuestro punto de vista son las tres patas que habría que buscarle siempre en esta legislatura al banco de la política para su buen y equilibrado asentamiento en esta etapa de gran dificultad económica que ya nos presiona.

La incógnita radica en si el Sr. Rajoy será capaz de llevar adelante su política anunciada o tendrá que modificarla ante el peligro de ser descabalgado de su puesto. Por el bien de nuestro país hacemos votos por lo primero.

  • 1