Local

La lenta apuesta por la sostenibilidad

La Escuela de Organización Industrial (EOI) constata la falta de energías renovables, de conciencia verde y el exceso de consumo.

el 15 feb 2010 / 21:17 h.

TAGS:

El consumo energético se ha disparado un 34%.

Las administraciones públicas están haciendo un "claro esfuerzo" por aplicar criterios sostenibles en sus políticas, pero "podrían hacerlo más rápidamente" y con mayor empeño. Es el diagnóstico del Informe de Sostenibilidad de Andalucía 2009, elaborado por la Escuela de Organización Industrial (EOI), que da cuenta de datos de 2007. Se camina en la línea correcta, también en el plano empresarial, pero los ritmos no son los deseables, "la evolución no es lo suficientemente contundente", sostiene el presidente del Obser- vatorio Ambiental de Andalucía, Fernando Martínez Salcedo.


El estudio cruza una serie de variables, hasta 31, de las que resulta una nota de sostenibilidad. Si supera la unidad, es que hay avances en la materia; si no, es que no se llega ni al mínimo razonable. En el caso de Andalucía, logra un raspado 1,038 puntos que, pese a ser un valor muy bajo aún, es el mejor desde 2003, año en que el EOI comenzó a elaborar sus estudios y supone una mejora notable sobre el 1,007 logrado el pasado año.

Por sectores, los que mejor comportamiento han tenido han sido el turismo (1,302 puntos), que redujo su consumo de luz y limitó su expansión en suelo urbanizado, y las energías renovables (1,206), pese a que aún "el consumo de los andaluces se cubre con energías convencionales" en un porcentaje que quintuplica el de las limpias.


De hecho, el mayor lastre para la sostenibilidad en la comunidad se encuentra en el excesivo consumo energético, toda vez que entre 2000 y 2007 creció un 34,9%, mientras que las renovables en particular no lo hicieron más que un 22,6%. Andalucía sólo se autoabastece en un 6,5% de su consumo. Como demuestra la electricidad, la conciencia verde aún no cala entre los ciudadanos y sus gestores, y todos los parámetros de gasto siguen creciendo, en contra de lo que recomienda un cambio climático y un agotamiento de recursos evidente. Es el caso del agua, que en años de sequía como los siete pasados se ha gastado un 8% más. O de los fertilizantes y fitosanitarios, que erosionan el suelo, que también crecen entre un 9 y un 13%, en vez de optar por compuestos menos dañinos. Por contra, resaltó Salcedo, la superficie dedicada a la agricultura ecológica se ha disparado un 744% en ese tiempo.


mejor transporte. En el caso del transporte, el estudio constata "un mayor protagonismo de los modos de transporte ambientalmente más sostenibles", pero de nuevo el esfuerzo es insuficiente, porque las inversiones en autobuses limpios o en trenes eficientes se ve eclipsada por el incremento de la densidad de vehículos en la comunidad, que ha crecido un 24,4%. De ahí, insisten los expertos, que se trate del flanco más débil de Andalucía, el punto "en el que se tienen que producir cambios más importantes", porque la oferta de transporte público, de corto y largo recorrido, "es aún muy deficiente", señaló Salcedo.


En el plano industrial también queda un largo camino por andar, ya que la "ecoeficiencia" del sector se ha retraído en los últimos tiempos (-0,3%), mientras suben desmesuradamente el consumo de energía de las fábricas (+12,8%) y la producción de residuos peligrosos (+6%), por lo que los especialistas animan a reforzar también los compromisos de los empresarios.


En la presentación del acto estuvo presente la consejera de Medio Ambiente de la Junta, Cinta Castillo, quien se comprometió a hacer del medio ambiente "el motor de la economía andaluza".

  • 1