Local

La ley del aborto y la de libertad religiosa se aprobarán este año

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, trasladó ayer a todos los diputados y senadores socialistas un nuevo plan integral para anticipar la recuperación de la economía nacional y el empleo así como el impulso de las leyes del aborto y libertad religiosa antes de final de año.

el 16 sep 2009 / 01:20 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, trasladó ayer a todos los diputados y senadores socialistas un nuevo plan integral para anticipar la recuperación de la economía nacional y el empleo así como el impulso de las leyes del aborto y libertad religiosa antes de final de año.

El nuevo ritmo del Gobierno no sólo será económico, también será social. El presidente del Ejecutivo tiene previsto llevar al Congreso antes de final de año la nueva Ley que regula la interrupción voluntaria del embarazo que está previsto que entre en vigor en 2010; la ley de Libertad Religiosa y la reforma de la Ley de Ciencia "como una pieza fundamental en el tránsito hacia una economía más innovadora, competitiva y para consolidar todos los esfuerzos que venimos haciendo en I+d+I" y que hoy presenta la ministra Cristina Garmendia, así como la Ley de Igualdad de trato y no discriminación. A esto se añade que el Gobierno, según dijo, va a promover un "gran acuerdo social por la educación", de la que dijo que es la "fuerza más potente frente a la crisis económica".

"Lo vamos a hacer cada día mejor, lo vamos a hacer bien, y además las cosas van a salir bien", destacó el presidente antes de comprometerse a poner en ello todas sus energías para alcanzar estas metas "en este próximo año". A su juicio, el Gobierno ha ido reaccionando ante la crisis teniendo en cuenta la realidad que se iba produciendo en cada momento y dentro de su margen de posibilidades, que "no son infinitas".

De este modo, durante los meses en los que se desencadenó una crisis de una magnitud y agresividad que nadie había podido predecir, el Gobierno tuvo como objetivo prioritario "parar el golpe y tratar de contener los daños". Participar en la toma decisiones en el ámbito internacional contra la crisis, preservar el sistema financiero, defender la protección social o inyectar fuertes recursos públicos para generar actividad económica y empleo han sido algunas de las piezas clave de las políticas de Zapatero en este tiempo.

Para la segunda fase que ahora se inicia, "más compleja, pero más esperanzadora", ordenó a sus ministros que aceleran al máximo, dentro de la ley, todas las medidas de estímulo de la economía, con el propósito de anticipar la recuperación. En su alocución, resaltó que asume plenamente los objetivos marcados en la reciente reunión del G-20 en Londres, entre ellos restaurar el crecimiento y el empleo, fortalecer la regulación y la supervisión del sistema financiero, promover la inversión y el comercio o garantizar una recuperación socialmente justa y ambientalmente sostenible, entre otros.

A todo ello ha sumado los tres grandes objetivos de su Gobierno para los próximos meses, encabezados por una estrategia integral para recuperar la economía y el empleo como eje de toda la acción del Gobierno y no sólo de las áreas económicas.

Mientras, el presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, se reunió ayer con los senadores de su partido y prometió que negociará con las demás fuerzas políticas un amplio acuerdo sobre su plan anticrisis ya que es "lo que necesita España frente a la inacción, sectarismo y negación de la evidencia" del Gobierno.

El líder popular también se refirió la reciente remodelación del Ejecutivo y criticó que la prioridad de Zapatero sea la de "acelerar el ritmo" cuando el país necesita "un cambio político".

  • 1