Local

La ley del Turismo logra el apoyo inicial de los partidos

Los socialistas aprueban la Ley de Autónomos en solitario y rechazan el texto alternativo del PP.

el 21 jul 2011 / 21:34 h.

TAGS:

El consejero de Turismo, Luciano Alonso

La Consejería de Turismo participará activamente en el planeamiento urbanístico de las ciudades y municipios andaluces. Su protagonismo consistirá en aportar informes para señalar qué suelos serían más rentables para el sector. En esa decisión, dijo ayer el consejero Luciano Alonso, se tendrán en cuenta los dos referentes que inspiran la nueva Ley de Turismo de Andalucía, cuyo proyecto superó el debate de totalidad en el pleno extraordinario del Parlamento: el turista en sí mismo, que será "el corazón de la ley", dijo Alonso, y otro la sostenibilidad ambiental (cualquier proyecto turístico a partir de ahora necesitará de un informe de impacto ambiental previo).

La nueva ley, que sustituye a la que ha estado vigente desde 1999, no encontró ayer ningún escollo en la Cámara para continuar con su tramitación parlamentaria. Aun así IU criticó que la ley no se haya detenido en propuestas para combatir la precariedad del empleo que padece el sector, y el PP apuntó que será necesario definir mejor cuál será el papel de los ayuntamientos en la estrategia del turismo en su territorio.

A falta de que los detalles de la norma se discutan a partir de enmiendas parciales, el texto completo tuvo el apoyo de todos los partidos y el respaldo, visible entre el público, de representantes insignes del sector. El turismo constituye el cimiento de la economía andaluza, con 370.000 empleos estables vinculados al sector, 77.000 empresas y un 11% del PIB.

La Ley de Turismo que ha imperado en la última década sólo exigía que el suelo turístico incluyera zonas verdes y aparcamientos. A partir de ahora tendrá que destinar a alojamientos turísticos al menos el 50% de su edificabilidad, aunque por el interés de los empresarios, también se ha reservado un 5% de la zona de alojamientos para actividades turísticas que complementen la oferta del hotel o el complejo turístico que se construya.

No ocurrió lo mismo con el otro proyecto de ley que se debatió ayer, el de Promoción del Trabajo Autónomo, que fue muy contestado por los partidos de la oposición. El texto superó una enmienda a la totalidad de los populares -que presentaron un proyecto alternativo- gracias a la mayoría de votos del PSOE y la abstención de cuatro diputados de IU. Tanto el PP como la coalición de izquierdas hicieron notar al consejero de Empleo, Manuel Recio, que al contrario que la norma turística, la Ley del Trabajo Autónomo salía adelante en solitario y con el distanciamiento de las principales asociaciones de autónomos de la comunidad.

La norma afectará a los más de 470.000 trabajadores por cuenta ajena de la comunidad. Es la primera en España que eleva a rango de ley las políticas de empleo para autónomos y contará con un presupuesto de 382 millones de euros hasta 2014. El texto incluye incentivos directos para el inicio y el mantenimiento de proyectos, bonificaciones y exenciones fiscales, disposiciones para facilitar la conciliación con la vida familiar, y una amplia batería de medidas de asesoramiento, asistencia técnica, promoción del trabajo en red, formación y reciclaje profesional. El vicepresidente de la Asociación de Autónomos de Andalucía, Rafael Amor, apuntó ayer que la ley está "vacía de contenido" y que tendrá "poco recorrido".

  • 1