Local

La liberación de Ingrid Betancourt se aceleró por miedo a filtraciones

La liberación de Ingrid Betancourt sucedió diez días antes de lo programado. El ejército colombiano desveló el sábado que el presidente Álvaro Uribe dio orden de precipitar el rescate de los rehenes de las FARC "por miedo a filtraciones".

el 15 sep 2009 / 07:28 h.

TAGS:

La liberación de Ingrid Betancourt sucedió diez días antes de lo programado. El ejército colombiano desveló el sábado que el presidente Álvaro Uribe dio orden de precipitar el rescate de los rehenes de las FARC "por miedo a filtraciones". El ministro de Defensa cree que el grupo guerrillero "está resquebrajado" y aún no ha asimilado la operación.

El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, tuvo que hacer el sábado una encendida defensa de la operación de rescate que hace tres días liberó a la ex candidata a la presidencia Ingrid Betancourt, secuestrada hace seis años por las FARC, y a otros 14 rehenes. Santos se encontraba ayer en Madrid para asistir a un curso de verano organizado por la Fundación FAES y un periodista suizo le preguntó si habían "comprado" el rescate de Betancourt.

Un diario suizo ha publicado que Colombia y otros cinco Estados, entre ellos España, pagaron 20 millones de dólares por la liberación de los rehenes de las FARC y que la llamada Operación Jaque no ha sido más que una pantomima.

"Se cae por su propio peso", respondió, tajante, Santos, "para las FARC es mucho más humillante que uno de sus comandantes se venda por un puñado de dólares y entregue semejante tesoro que lo que sucedió, que es que fueron engañados". El ministro bromeó con la idea de que incluso de ser cierto el pago de una recompensa, 20 millones de dólares le parecía bastante barato.

Pero, recuperando la seriedad, Santos desveló que la operación estaba prevista para que se desarrollase "en más o menos diez días", pero el presidente Álvaro Uribe dio permiso para acelerarla ante el temor a posibles filtraciones. "Cuando vimos que el pez había mordido, la aceleramos al máximo porque el riesgo de que se filtrara cualquier cosa o de que ellos se pudieran comunicar con alguien del secretariado de las FARC que les desmintiera la novela que les habíamos vendido, era muy grande", dijo.

La Operación Jaque consistió en infiltrar a un militar en la guerrilla colombiana, un hombre que logró la confianza de los cabecillas de las FARC y se adentró en la selva hasta el lugar en el que retenían a Betancourt. Convenció a sus captores de que el nuevo jefe de la guerrilla había pedido que se trasladase en helicóptero a ese grupo de rehenes hasta su escondite pero, una vez en el vehículo, fueron llevados a un aeropuerto militar y dos de los cabecillas del grupo de captores fueron detenidos.

Ingrid Betancourt, en París desde hace dos días, abandonó ayer el hospital militar de Val-de-Grâce de París, donde fue sometida durante siete horas a un chequeo médico cuyos resultados fueron "satisfactorios" según su familia.

Meses antes de su liberación se especuló con que la ex candidata presidencial de 46 años y nacionalidad colombo-francesa había contraído hepatitis B durante su cautiverio y corría un grave riesgo de muerte debido a las condiciones insalubres de la selva. El examen médico de ayer determinará si era cierta esa información o si formó parte de la estrategia de presión internacional para obligar a las FARC a vigilar la salud de Betancourt.

  • 1