jueves, 15 noviembre 2018
14:54
, última actualización
Local

La limpieza en Sevilla es más cara e ineficaz que en el resto de grandes ciudades

El Ayuntamiento gasta 41.000 euros en un informa que compara el servicio de Lipasam con los de Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga.

el 29 may 2012 / 20:58 h.

TAGS:

La limpieza viaria es, desde la campaña electoral, una obsesión del PP municipal. Por ello, al llegar al Gobierno encargó un informe sobre el estado de las calles y la eficacia de Lipasam, adjudicado por 41.000 euros a la consultora Strengths Business Engineering y el resultado no es halagüeño. Según este informe, fechado en noviembre de 2011, la limpieza en Sevilla es peor que la de las dos principales capitales -Madrid y Barcelona-, grandes ciudades como Valencia y Málaga o ciudades pequeñas, ambas de Cataluña, como El Prat de Llobregat y Cerdañola del Vallés.

 

El informe tiene en cuenta las peculiaridades de Sevilla tales como "la altísima ocupación y uso intensivo de la vía pública por parte de los ciudadanos", sus "hábitos inadecuados como tirar las cosas al suelo habitualmente", el clima seco y caluroso o el estado de los contenedores y del espacio público , ya que "para un mismo objetivo de nivel de limpieza, dos ciudades distintas precisaron recursos y estrategias diferentes".

Pero la comparación, teniendo en cuenta esas diferencias, revela que en una escala entre muy sucio (-2) y muy limpio (+2), Sevilla es la peor parada con -0,2. Madrid y Barcelona sacan la mejor nota (1), seguidas de Valencia y Málaga (0,4) y las ciudades pequeñas (0).

La consultora realizó 40 inspecciones en diferentes zonas tanto en días laborales como festivos. De las zonas turísticas e históricas seleccionó la Plaza de España, Santa Cruz y la calle San Vicente;entre los barrios comerciales eligió Nervión;Triana y La Buhaira fueron las zonas residenciales de ocio inspeccionadas;El Tardón, Bami, El Carmen y Tres Barrios como zonas residenciales con un uso alto del espacio público;Pino Montano, Alcosa y San Pablo como zonas residenciales de uso medio y Santa Clara de uso bajo. El diagnóstico revela que solo el casco histórico y turístico de Sevilla está más limpio que en el resto de ciudades mientras que los barrios residenciales están más sucios. Además, subraya que los sábados y domingos, la limpieza de la ciudad sufre una "caída clara", especialmente en las zonas comerciales, residenciales y de ocio. El informe llama la atención sobre "los contenedores que se detectan desbordados, desordenados y sucios" y aspectos que, sin estar directamente relacionados con la limpieza, "ofrecen en ocasiones una sensación de desorden y abandono" como "las baldosas rotas, el estado de las fachadas, la presencia de suciedad en ciertos parterres y zonas ajardinadas de la ciudad, etcétera".

La limpieza viaria cuesta al Ayuntamiento 51,1 millones al año, lo que supone 73 euros por habitante -similar a Madrid o Barcelona- y 426 euros por kilómetro cuadrado (tres veces menos que en las grandes capitales). El coste de personal se lleva el 66% de este presupuesto. Según el informe, la plantilla de Lipasam (891 operarios) es menor que la de otras ciudades en relación a su población, sobre todo trabajadores directos (cada capataz tiene a su cargo a 18 peones cuando la media es de 27) pero su salario es un 6% más alto. A ello se une que los vehículos y la maquinaria son más antiguos, con 8,2 años de media cuando la recomendación es renovarlos cada seis, lo que reduce su eficacia porque pasan más tiempo en los talleres de reparación. El informe también revela un déficit en barredoras -recientemente el Consistorio alquiló cinco ya que la flota propia estaba estropeada casi en su totalidad, según el comité de empresa- y baldeadoras. El 77% de la limpieza depende del barrido manual cuando otros sistemas como el barrido mixto (de aceras y calzadas mediante peones y barredoras de aspiración) son "cuatro veces más eficaces".

Por ello, propone un plan a tres años que apuesta por reducir el coste de personal aunque manteniendo la plantilla y aumentando los efectivos el fin de semana -según el comité, solo trabaja el 25%-, pero sobre todo, por aumentar la mecanización y renovar la flota, y cambiar el 60% de los contenedores de carga trasera (el 75% son de este tipo) a lateral (1.250 más de éstos). Según el comité, salvo las barredoras alquiladas, el PP no ha hecho cambios y el déficit de plantilla va a peor "al no cubrirse las bajas". Admiten que "la ciudad crece y con los efectivos que hay los recorridos son demasiado grandes para una limpieza a fondo".

  • 1