Local

La línea 30

Es más que la propuesta de una empresa de transportes. Es una reivindicación hacia la normalidad. Que haya zonas vedadas de la ciudad a una entidad municipal, como era el caso, es una asignatura pendiente. Y el examen se está celebrando ahora. Pero no son los ciudadanos...

el 15 sep 2009 / 23:13 h.

Es más que la propuesta de una empresa de transportes. Es una reivindicación hacia la normalidad. Que haya zonas vedadas de la ciudad a una entidad municipal, como era el caso, es una asignatura pendiente. Y el examen se está celebrando ahora. Pero no son los ciudadanos del Polígono Sur los que se tienen que evaluar, sino todos nosotros.

El haberse visto privados durante ocho años de la línea 30 no puede ser responsabilidad de los sevillanos que allí habitan, y sí de los que tienen que evitar que toda una línea de autobús se tenga que suspender en su recorrido por las agresiones que sufrían los conductores. Ahora, y gracias a la labor incansable del comisionado Jesús Maeztu, esa línea vuelve a ser familiar para los vecinos del barrio.

Apruebo la decisión de revitalizarla, pero advierto sobre el paso dado. No puede haber ya vuelta atrás. Porque si por cualquier razón se suspende de nuevo, habrán ganado quienes quieren que aquello sea un coto privado, para campar a sus anchas. Y la mayoría de los vecinos desean que las cosas sean normales.

Periodista

shachuel@unionradio.es

  • 1