Cultura

'La literatura es una expresión de libertad'

Mario Vargas Llosa sabe que aquella idea de los años sesenta de que la literatura podía cambiar la realidad ya no está de moda, pero él cree que el escritor "no puede rehuir una responsabilidad, sea moral, social o política". Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 06:28 h.

Mario Vargas Llosa sabe que aquella idea de los años sesenta de que la literatura podía cambiar la realidad ya no está de moda, pero él cree que el escritor "no puede rehuir una responsabilidad, sea moral, social o política, que trasciende lo puramente estético", porque "la literatura ayuda a vivir".

"La literatura es una expresión maravillosa de la libertad humana. En las grandes novelas descubrimos todo aquello que quisimos ser y que inventamos para vivirlo de mentira; por eso, la literatura es la gran acusación, la gran requisitoria; y es una demostración permanente de esa actitud crítica que ha sido el motor del progreso y de la civilización".

Con estas palabras resumía ayer su concepción de la literatura el escritor peruano, en la primera jornada del ciclo Lecciones y maestros, dedicada a analizar la obra del autor de La ciudad y los perros, en tanto que mañana se centrará en Javier Marías y el miércoles en Arturo Pérez-Reverte.

En estos encuentros, que el año pasado protagonizaron Carlos Fuentes, Juan Goytisolo y José Saramago, se espera que cada escritor dé una lección magistral y Vargas Llosa la dio ayer. Dada la importancia de estas citas , organizadas por la Fundación Santillana y por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, a su inauguración asistieron el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y la vicepresidenta del mismo, Lola Gorostiaga, entre otras autoridades.

Flaubert, uno de los escritores que más ha influido en Vargas Llosa, le enseñó que "la literatura es una manera de vivir", y para él ha sido así. Desde hace años, cada proyecto que emprende va "poco a poco" ocupando todo su tiempo, "invadiendo y colonizando" su vida. Juan Benet creía que Vargas Llosa "se mimetizaba" con los personajes de sus novelas y "se disfrazaba" de algunos de ellos, y el escritor peruano reconocía hoy que, al final, "algo de eso ha pasado". Cuando escribe, se siente "como exiliado del mundo real", porque está "mucho más cerca del mundo ficticio".

"Llego a esos extremos de camuflar mi propia vida para inventarla mejor", aseguraba hoy Vargas Llosa, cuya ambición ha sido siempre la de "contar una historia bien contada", una historia que el lector no tenga la impresión de leer, sino de vivirla.

Tras ser presentado por el director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha, quien subrayó "la entrega total" con que Vargas Llosa responde a su "ambiciosa" concepción de la novela, el escritor peruano centró su intervención en "el descubrimiento de la importancia de la técnica en la literatura". Galardonado con un sinfín de premios, Vargas Llosa opina que "es respetable considerar que la literatura es diversión", pero se resiste a pensar que sea sólo eso.

  • 1