lunes, 16 septiembre 2019
16:22
, última actualización
Cofradías

La lluvia acaba con un Lunes Santo intermitente

Un pronóstico de hasta el 70% de probabilidad de lluvia frenaba a las dos primeras hermandades del Lunes Santo, y tanto San Gonzalo como La Redención se han dado la vuelta al caerles una fuerte tormenta.

el 02 abr 2012 / 09:21 h.

Definitivamente la lluvia ha roto este Lunes Santo de lluvia intermitente y brusca. Las primeras hermandades del día, la del Polígono San Pablo y Santa Genoveva decidían no hacer estación de penitencia ante la persistencia de una tormenta que dejaba el cielo muy negro. Sin embargo, la hermandad de San Gonzalo se unía a La Redención y deciden realizar estación de penitencia, una corto recorrido que se vio interrumpido a la hora y media de salir ambas hermandades. Quedaban rotas ambos cortejos buscando las imágenes de ambas cofradías refugio en templos cercanos. Mientras la Virgen de la Salud de San Gonzalo recibía cobijo en la capilla de la Estrella, Nuestro Señor del Soberano Poder vagaba envuelto en plásticos dirección de la plaza de la Magdalena. Mientras, en la Redención encontraban sitio en la facultad de Bellas Artes y la iglesia de la Anunciación.

Por tercer año consecutivo, la lluvia ha podido más. La hermandad del Cautivo del Polígono San Pablo fue la primera en decidir no salir, tras darse media hora de prórroga sobre su horario previsto de salida (11.30 horas) para finalmente cerca del mediodía dio a conocer la dura y definitiva decisión. 

Una fuerte lluvia que ha dado paso a una débil llovizna es la que ha retenido esta hermandad de salir en procesión, pero sobre todo, una previsión que, según la Aemet , prevé un 70% de probalidad de lluvia a lo largo de toda la jornada.

Desde la hermandad informaron de que las puertas del templo se abrirán a partir de las 12.30 horas para todos los que quieran visitar a los titulares de la hermandad, hasta las 21.00 horas. 

Le relevó en esta tesitura la hermandad de Santa Genoveva, cuyo hermano mayor, a las 12.15 horas recibió los aplausos de los miembros de la junta de gobierno, tras comunicarles que la cofradía no hará estación de penitencia porque los partes de lluvia no dan tregua en todo el día.

Pidió al gran número de niños que hay en la iglesia que "no lloren": "Tenéis muchos más Lunes Santos por delante que nosotros".

DECEPCIÓN EN LA REDENCIÓN. Esperó hasta dos horas después de su salida habitual y lo intentó, porque manejabapronósticos, contrarios a los del Cecop, que auguraban una mejoría del tiempo a media tarde.A los nazarenos del Cristo de la Redención les empezaron a caer gotas nada más abrirse laspuertas de la iglesia de la calle Santiago, pero nadie abrió los paraguas. "Son cuatro mijitas,va a durar dos minutos", relataba uno de los miembros de la junta de gobierno por teléfono a alguien que le daba la enhorabuena por salir tras tanta incertidumbre. Pero pese al ritmo impuesto a la cofradía, y el sol que brillaba en la plaza cuando ambos pasos salieron a la calle,no pudo ser. Con el Cristo en Campana y la Virgen a la altura de la Anunciación, la cofradíatuvo que darse la vuelta. La Virgen del Rocío se refugió en la iglesia de la Encarnación y el misterio en la Facultad de Bellas Artes.

La decisión de La Redención de salir fue acogida con aplausos en la plaza. El cielo parecía
despejarse y se convertía así en la cofradía que inauguraba el Lunes Santo tras la decisión
de Santa Genoveva y el Polígono de San Pablo de no hacer la estación de penitencia. Los
titulares se lucieron a la salida y por la calle Santiago, a buen ritmo, sin parar la cofradía, pero con saeta y petalada incluida a Nuestra Señora del Rocío, que salió como es habitual a lossones del tamboril de la marcha que lleva su nombre. Este año más rociera que nunca porqueacompañaba a la cofradía la Hermandad Matriz de Almonte. Pero el cielo se fue encapotando, y los nazarenos miraban cada vez más al cielo. Finalmente no pudo ser.

Por otra parte, la Vera-Cruz ha decidido al filo de las nueve hacer un viacrucis hasta la Catedral sin imágenes, tan sólo con el Lignum Crucis, con motivo de los intensos chubascos que estaban cayendo sobre la ciudad desde las 20.00 horas. Las otras tres cofradías que quedaban por decidir, Las Penas, El Museo y Las Aguas, también vieron frustradas sus ganas de desfilar hacia el Templo mayor de Sevilla y se quedaron sin salir.

  • 1