Local

La lluvia anega la Costa del Sol y obliga a desalojar dos colegios

Protección Civil recomienda extremar las precauciones toda la semana.

el 15 feb 2010 / 21:17 h.

TAGS:

Vecinos afectados por las inundaciones en la barriada de Puente Romano de Cádiz.
El temporal de estos días está provocando numerosos daños en toda la comunidad. Ayer, unos 600 alumnos se vieron obligados a desalojar dos colegios por las precipitaciones que cayeron sobre la zona occidental de la Costa del Sol. Así, en Manilva, las lluvias provocaron varios desprendimientos de tierra en las carreteras, inundándose la guardería y el colegio de la pedanía de Sabinillas, y en el centro escolar de Maicandil fue necesario activar un plan de evacuación para que sus 360 alumnos pudieran abandonar el lugar por la parte posterior, ya que la entrada habitual se había inundado por las fuertes riadas.

El mal tiempo también provocó el desbordamiento del río Manilva, lo que impidió el tránsito rodado en sus proximidades como consecuencia de "una obra de infraestructuras mal hecha", según relató la alcaldesa del municipio, Antonia Muñoz. Varios pasos subterráneos, como el del Puerto de la Duquesa, así como el túnel de la A-7 a su paso por Sabinillas, también se vieron totalmente anegados, lo que dejó bloqueados a varios conductores.

El segundo centro perjudicado fue el colegio El Ángel de Marbella, donde todos sus alumnos fueron desalojados (unos 300). Al mismo tiempo, el temporal también provocó el derrumbamiento de un muro cercano al hotel Barceló del núcleo de población de San Pedro Alcántara. Al cierre de esta edición, los accesos a los túneles de Nueva Andalucía y de Puerto Banús permanecían cortados. Por su parte, en Estepona, las aguas inundaron el puerto deportivo, además de varios locales y viviendas. En el núcleo urbano de Cancelada, la avenida principal que da acceso al mismo tuvo que ser cortada y todo el tráfico fue desviado por la urbanización de Las Joyas, lo que provocó notables atascos.
En Huelva, una de las urbanizaciones situadas en Aljaraque fue de las más perjudicadas. Las intensas lluvias ocasionaron en el municipio onubense pérdidas materiales en comercios y viviendas, a la vez que impidieron que los pescadores salieran a faenar en el primer día en el que podían pescar tras la finalización de la parada biológica.
La alerta naranja activada en la zona del Estrecho perjudicó especialmente a la localidad gaditana de Chiclana, donde los vecinos criticaron la falta de medios materiales para poder achicar el agua que inundó calles y numerosas viviendas. Los fuertes vientos y nieves también mantuvieron cerradas al tráfico un total de 12 carreteras, con especial incidencia en Cádiz y Almería, donde se concentraron ocho de las vías afectadas, aunque las comunicaciones marítimas con el norte de Marruecos, Ceuta y Melilla, no tuvieron que ser paralizadas.

En las provincias de Málaga, Cádiz, Huelva y Granada, las salidas de los Bomberos para achicar agua superaron los 60 casos, en su mayoría por llamadas de vecinos a los que les había entrado el agua en sus viviendas hasta alcanzar un metro de altura. Sólo hubo un caso más grave; fue en Jaén, donde un hombre resultó herido de carácter leve después de que intentara cruzar con una motocicleta el río Quiebrajano y fuera arrastrado por la fuerte corriente.
precaución. La Dirección General de Protección Civil pidió ayer a los ciudadanos que "extremen las precauciones y prevenciones" ante la formación de placas de hielo en las vías y recomendó que se use el transporte público, que se revise previamente el estado de las carreteras y se examine el vehículo antes de emprender cualquier viaje para evitar imprevistos, ya que las fuertes precipitaciones y las bajas temperaturas no abandonarán ninguna de las provincias durante toda la semana.

  • 1