Local

"La lluvia nos desorientó. Pensé que íbamos a morir helados"

Rescatan con vida a los tres chavales de Jaén perdidos al ir a por setas.

el 25 dic 2009 / 20:21 h.

TAGS:

La historia más dramática del temporal en Andalucía ha terminado con un suspiro de alivio. Ayer por la tarde, la Guardia Civil encontró en un cortijo de Baños de la Encina (Jaén) a los tres chavales de entre 18 y 21 años que habían desaparecido tres días atrás cuando habían subido al monte a coger setas. Las familias se temían lo peor después de que se encontrara la mochila de uno de ellos en el rastreo organizado por fuerzas de seguridad y amigos. Los jóvenes, tras pasar 60 horas fuera de casa, aparecieron con síntomas de hipotermia, la ropa mojada y muchas ampollas en los pies de la caminata que se dieron tratando de encontrar un camino. "La lluvia nos desorientó, pensé que íbamos a morir congelados. No hubiéramos aguantado otra noche", relató uno de ellos a Radio Nacional.

Según han contado a la Guardia Civil, entraron en una finca a por las setas y, con el mal tiempo, se desorientaron. El mal estado de los caminos, embarrados, les impedía reconocer señal alguna, pese a que iban mucho a estos montes. Las últimas horas las pasaron "tratando de darse calor, bebiendo agua de los arroyos y sin apenas comer".

Agónica fue también la espera de un matrimonio, que tubo que ser rescatado tras pasar la Nochebuena en el tejado de su casa de Láchar (Granada), porque el agua había inundado su vivienda. La mujer sufrió una crisis de ansiedad al ver los daños en su casa. Otras dos mujeres y dos menores más tuvieron que ser rescatados en Granada por la crecida de un río. En total, en toda Andalucía 27 personas han debido ser rescatadas al quedar sus coches atrapados en las aguas o por la caída de ramas y árboles en las carreteras. Y es que Andalucía, junto a Castilla La Mancha, ha sido la comunidad más afectada por las lluvias. Sigue activa la alerta naranja ante la posibilidad de intensas lluvias de hasta 80 litros por metro cuadrado en 12 horas en el litoral mediterráneo de Granada y Málaga y 15 carreteras y dos tramos ferroviarios se han visto afectados -aunque ya todos están abiertos al tráfico-, sobre todo en Granada, Cádiz y Sevilla. Los servicios de emergencias calculan que en las ocho provincias se han tenido que llevar a cabo casi 1.100 intervenciones de bomberos, las más importantes las acometidas en la mañana del día 24 en Motril (Granada), donde el agua llegó a los dos metros de altura y destrozó unos 300 vehículos, y en la bahía de Cádiz, donde los vientos de hasta 100 kilómetros por hora arrancaron balcones y palmeras, destrozaron mobiliario urbano y obligaron a suspender durante dos días las líneas de conexión por ferry con África.

  • 1