lunes, 19 noviembre 2018
13:15
, última actualización
Deportes

La locura de Marcelino

Este Sevilla en el que quería hacerse grande ha devorado a Marcelino.

el 05 feb 2012 / 22:41 h.

Charlé por primera vez con Marcelino el verano pasado. Me pareció un tipo llano, cercano, honrado y muy ilusionado. Transmitía, como el torero que está a punto de romper en figura. Era un tipo normal dispuesto a comerse el mundo. Tenía las ideas muy claras. Estaba ante su gran oportunidad y sentía que nadie se la iba a arrebatar.

Marcelino me obligó a creer a él. Y ni siquiera me pareció una tragedia la eliminación europea. Él seguía siendo un entrenador seguro de sí mismo, convencido de su evolución y de hacerse grande con el Sevilla.

Pero este Sevilla en el que quería hacerse grande le ha devorado. Ahora es más pequeño que nunca, no acierta las alineaciones, estropea aún más el equipo con los cambios y nadie cree en él. Si acaso, Monchi y Del Nido, que estaban obligados a ello y que últimamente lo hacen de forma tan forzada que parece más una cuestión de fe cristiana que una convicción futbolística. La locura exhibida por Marcelino ante el Villarreal es fiel reflejo de su estado anímico, verdadero fedatario de la necesidad que tiene el Sevilla de un entrenador que le saque del lío en que se ha metido. 

  • 1