Economía

La luz subirá en enero un 9,8% y el recibo del gas lo hará el 3,9%

La factura de la electricidad se encarecerá 3,2 euros al mes o 38,4 euros al año

el 27 dic 2010 / 18:08 h.

La tradicional cuesta de enero se hará un poco más difícil de escalar para diecisiete millones de hogares y pymes. A partir del primer día del año el recibo de la luz experimentará una fuerte subida del 9,8% de media. Se trata del mayor incremento que sufre la electricidad desde que el mercado comenzara su proceso de liberalización en 1997.

Y se traducirá en un encarecimiento medio de la factura de 3,2 euros al mes y de 38,4 euros al año, según explicó el secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, para todos los acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR), que son la inmensa mayoría de los clientes domésticos, ya que engloba a quienes tengan contratadas potencias iguales o inferiores a los 10 kilovatios (10 kW).

Los usuarios que pueden acogerse a la TUR son 27 millones, pero siete millones han preferido el mercado liberalizado y tres millones han optado por el bono social, que tiene congelada la tarifa y del que pueden beneficiarse los clientes con potencias inferiores a los 3 kilovatios (kW), así como los colectivos más desfavorecidos, esto es, los hogares con todos sus miembros en paro, las familias numerosas y quienes perciban pensiones mínimas. El Gobierno recordó que el potencial de beneficiarios asciende a cinco millones, con lo que hay dos millones de hogares que podrían acogerse a la congelación de la tarifa hasta 2013 pero que todavía no lo han hecho. Para ellos, el Ejecutivo pondrá en marcha una campaña informativa.

La TUR, que se revisa trimestralmente, es desde julio de 2009 la única tarifa eléctrica que aprueba el Gobierno. El incremento en la tarifa es el resultado de la congelación por parte del Ejecutivo de los peajes de acceso, que tienen un peso cercano al 50% en la TUR y que recogen los costes regulados del sistema, así como de la traslación a la tarifa final del precio de la energía en los mercados internacionales.

Marín detalló que de esta subida del 9,8%, cuatro puntos corresponden al alza de las materias primas; tres puntos a los cambios de hábitos de consumo, con más peso de las horas punta (donde la energía es más cara) frente a las horas valle (en las que hay un menor consumo); y tres puntos más por el coste de poner en marcha el Real Decreto que prima el consumo de carbón nacional, que tendrá un coste cercano a los 600 millones de euros en 2011.

Sobre la futura evolución del recibo de la luz, destacó que las medidas aprobadas la pasada semana para ahorrar 4.600 millones de euros van a "facilitar" que no sean necesarias "mayores subidas" en el futuro.

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos fue la que dio ayer el visto bueno al aumento de la tarifa eléctrica propuesta por Industria.

Pero no será la única subida en el ámbito energético. En cuanto a las tarifas de gas, el Gobierno ha fijado en el 3,9% el incremento medio. Este porcentaje queda desglosado a razón de una subida del 4,14% para los consumidores de la T1, correspondiente generalmente a un consumo sin calefacción, de manera que en este caso se pagarán 0,56 euros más al mes, mientras que el incremento se sitúa en el 3,87% para los de la T2, con mayor consumo, lo que se traducirá en 1,66 euros mensuales más.

Los consumidores arremetieron ayer contra la subida aprobada. Así, Facua precisó que el incremento de las tarifas eléctricas puede ser "muy superior" al 9,8% anunciado, en función del nivel de consumo de las familias.

Tras calificar el incremento de "brutal tarifazo", la organización reclamó "transparencia sobre la subida" y lamentó que el Gobierno "en plena crisis económica castigue la economía de las familias para satisfacer los intereses del sector energético".

Para UCE, ese aumento es "abusivo" y "responde, una vez más, a un pacto del oligopolio vigente en el sector energético". La asociación de consumidores espetó que la liberalización del sector eléctrico "ha fracasado" porque un año y medio después de este proceso, "la libre competencia nunca ha generado beneficios para los consumidores, sino todo lo contrario, las compañías continúan repartiéndose jugosos beneficios".

Por su parte, el PP señaló que la subida de la tarifa "sitúa el precio de la electricidad en España en uno de los más caros de toda Europa", indicó el secretario de Economía, Álvaro Nadal., que abundó en que es "una malísima noticia para el consumidor doméstico y para el industrial", ya que "merma la competitividad de las empresas españolas".

  • 1