Economía

La luz volverá a cobrarse cada dos meses y sobre la lectura real

Industria quiere recuperar la facturación previa a la norma que aprobó Miguel Sebastián en 2008.

el 20 ene 2012 / 13:17 h.

El Gobierno da marcha atrás en una medida puesta en marcha por el Ejecutivo socialista en 2008 y que había provocado numerosas reclamaciones y muestras de descontento. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo envió ayer a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) un proyecto de real decreto en el que se establece que la facturación de los consumidores domésticos de luz se basará en la lectura real del contador, realizada cada dos meses, esto es, como se hacía antes.

Con esta norma, el Gobierno acabará con el sistema que se comenzó a aplicar a finales de 2008, en virtud del cual el recibo de luz se paga mensualmente a pesar de que la lectura se realiza cada dos meses, de forma que una de las dos facturas se calcula a partir de estimaciones.

La facturación mensual del recibo que pagan 25 millones de usuarios la decidió el anterior ministro de Industria, Miguel Sebastián, en una Orden Ministerial de julio de 2008 que autorizaba también una subida media de la luz del 5,6% para el trimestre siguiente. El alza se añadía al 3,3% que ya se había aprobado el enero anterior.

En un comunicado, Industria explicó que, con la nueva medida, el Gobierno actual busca que el consumidor pague solo por lo que consume. Además, indica que los clientes que lo deseen podrán mantener el sistema de facturación mensual.

El sistema todavía en vigor, señaló Industria, ha generado un importante número de reclamaciones por parte de los consumidores debido a la complejidad asociada a las regularizaciones de los consumos. De hecho, el recibo mensual ha acabado en numerosas ocasiones en denuncias y apertura de expedientes informativos.

En caso de que el consumidor desee seguir con la facturación mensual, la lectura de la energía se seguirá realizando por la empresa distribuidora con una periodicidad bimestral y en los meses alternos en los que no haya lectura real se podrá facturar en función del procedimiento de estimación del consumo de energía eléctrica.

También para facilitar la realización de facturaciones sobre los consumos reales, el proyecto de real decreto introduce la posibilidad de que los consumidores puedan aportar la lectura de su contador en el caso de imposible lectura por parte del distribuidor. Esta posibilidad de lectura del propio contador ya existe en otros suministros como el gas o el agua.

Aplauso generalizado. Las asociaciones de consumidores mostraron su respaldo al Gobierno. De este modo, Facua aseguró que la facturación actual, a juicio de la asociación, vulneraba la legislación. Facua ya había denunciado a las eléctricas porque la metodología aprobada por el Ejecutivo anterior implicaba el cobro por adelantado de consumos no realizados, según indicó en una nota. Tras la decisión del Gobierno, la asociación mostró su "satisfacción" y recordó las "reiteradas reivindicaciones y denuncias de las organizaciones de consumidores", opuestas al sistema de facturación mensual de la electricidad.

En esta línea se pronunció la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), que consideró "muy positivo" que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo haya decidido regresar al modelo de facturación bimestral de la luz. Para el presidente de FUCI, Gustavo Samayoa, esta iniciativa es "muy positiva porque el consumidor pagará solo por lo que consume y no como en la actualidad, que se realizan estimaciones, lo que provoca que algunos ciudadanos deban adelantar dinero de un consumo que no han realizado, lo cual afecta especialmente a las clases más desfavorecidas".

"Desde la OCU nos alegramos de esta noticia", ya que "con esta medida el Gobierno manifiesta su sensibilidad a una queja recurrente de muchos consumidores, dijo por su parte la Organización de Consumidores y Usuarios.

Parece que la medida también ha gustado a las compañías del sector. La patronal Unesa (que agrupa a las eléctricas) declinó valorar una medida que afecta a cuestiones de comercialización de las empresas, si bien fuentes del organismo recordaron que siempre se habían pronunciado a favor de la facturación bimensual para ahorrar costes, ya que el modo actual les costaba alrededor de 100 millones al año.

  • 1