miércoles, 12 diciembre 2018
19:53
, última actualización
Cofradías

La Macarena cambiará la corona del Señor por una de material sintético

Sustituirá la de madera por la fragilidad de las espinas en una intervención tras Semana Santa en la que también se repasará la policromía de las manos de las imágenes titulares.

el 13 nov 2011 / 21:47 h.

Además de cambiar la corona, se repasará la policromía de las manos del Cristo al igual que la de la Virgen.
Cualquier intervención en las imágenes titulares de una hermandad como La Macarena despierta recelos, incertidumbres y dudas. De ahí la expectación levantada por el Cabildo General de Cuentas celebrado ayer, al que asistieron más de 200 hermanos, el doble que en una sesión normal, que incluía en el orden del día la "actuación de mantenimiento" prevista en la Virgen de la Macarena, el Señor de la Sentencia y la Virgen del Rosario. La Junta de Gobierno, previsora, quiso "tranquilizar" a todos y dejar claro que no se trata de una "restauración", según subrayó el hermano mayor, Manuel García, que además adelantó que al no tratarse de "cosas urgentes" no se hará antes de esta Semana Santa sino, previsiblemente, en verano. Para ello, invitó a intervenir en el Cabildo al profesor Francisco Arquillo, encargado del informe sobre el estado de las imágenes y autor de la última restauración realizada a la Esperanza Macarena en 1978.

 

Arquillo también dejó claro que solo hará una "operación de mantenimiento" que se centrará en repasar la policromía de las manos de ambas Vírgenes y de los pies y manos del Señor de la Sentencia, para reparar el desgaste sufrido en los besamanos y besapies, además de cambiar el mecanismo de articulación de los brazos de las tres imágenes, que no se modificó en la última restauración. Se trata de ponerles unas articulaciones más "modernas" que faciliten la movilidad de los brazos de la Virgen de la Macarena y del Señor de la Sentencia así como la sujeción del niño Jesús por parte de la Virgen del Rosario.

Como curiosidad, la corona de espinas del Señor de la Sentencia será sustituida por otra realizada en un material "sintético" más resistente que la madera actual, debido a que muchas espinas se han ido fragmentando por los roces sufridos cuando la imagen es cambiada de túnica.

También se revisará la estructura interna, para reparar los arañazos que sufren con los alfileres que se usan para sujetar las sayas y mantos de las Vírgenes y tratarlas con productos que eviten el ataque de los insectos a la madera. Igualmente se sustituirá el revestimiento de tela de los candeleros de ambas Vírgenes.

Tanto Arquillo como el hermano mayor dejaron claro que el aspecto exterior de las imágenes no sufrirá "ningún cambio" y que se trata de "cosas rutinarias de mantenimiento, nada de restauración". Por ello, la intervención en cada imagen durará "entre tres y cinco días" y en ningún caso saldrán de las dependencias de la hermandad, como ya ocurrió durante la, esa sí, importante restauración que el profesor Arquillo realizó a la Macarena hace más de 30 años. La intervención fue aprobada por unanimidad por los hermanos asistentes al Cabildo.

Aún no está decidido en qué parte de estas dependencias se realizarán las actuaciones, que solo afectarán al culto diario durante ese breve tiempo y no a las bodas que puedan estar previstas en la Basílica para esas fechas ya que, según reconoció el hermano mayor, procurará que "se empiece un lunes" y no se alarguen más allá del viernes. "Ya metimos la pata una vez", bromeó en alusión al traslado de la Macarena el 18 de septiembre de 2010 al Estadio Olímpico para presidir la ceremonia de la beatificación de Madre María Purísima. Siete parejas de novios se vieron afectados y la hermandad, en compensación, les facilitó que se hicieran las fotos ante la Virgen en el Altar instalado en el Estadio.

Cuotas. Aunque éste fue el punto del orden del día que causó más expectación, en el Cabildo de ayer también se acordó, no sin algunas quejas, subir la cuota anual de los hermanos de 50 a 54 euros mientras que la papeleta de sitio costará dos euros menos.


  • 1