Cofradías

La Macarena rehúsa pasar por el mercado de la calle Feria

El firme de esa zona se encuentra en pésimas condiciones para el tránsito de los dos pasos de la cofradía, asegura el hermano mayor.

el 26 feb 2013 / 21:13 h.

Un bosque de capirotes precede al paso de la Esperanza Macarena.

La Macarena retocará ligeramente su itinerario de vuelta la próxima Madrugá. La cofradía prescindirá este año de su paso por la angosta calle Amargura y por el lateral del mercado de la calle Feria, recuperando en su lugar el más clásico de sus recorridos de regreso. Así, al llegar a la altura del mercado, los nazarenos de San Gil continuarán de frente por la calle Feria para doblar en la confluencia de Relator, calle que recorrerán desde su comienzo, enlazando a continuación con Parras, Escoberos, Fray Luis Sotelo, Resolana, Arco de la Macarena y Bécquer.

El hermano mayor de la corporación macarena, Manuel García, explica que esta decisión se debe a que tanto el lateral del mercado de la calle Feria como la calle Amargura se encuentran en muy malas condiciones. "Hay muchos agujeros y obras de casas viejas en esa zona que las están restaurando. El firme de la calle está en pésimas condiciones", detalla el máximo responsable de la corporación para justificar esta ligera variación en el recorrido que, sin embargo, no llevará aparejada ninguna alteración horaria respecto a los años anteriores. La última vez que la hermandad realizó este itinerario de vuelta por Feria y Relator fue en la Semana Santa de 2010. El año pasado, sin ir más lejos, la hermandad tenía planificado tirar por el mercado, sin embargo, la amenaza de lluvia obligó al cortejo a modificar su recorrido, saliendo directamente hasta la Resolana, a la altura de los Altos Colegios de la Macarena, y privando a los vecinos de Parras de la presencia de la Esperanza Macarena.

Por otra parte, el hermano mayor de la Macarena anda todavía deshojando la margarita de su posible reelección. En noviembre hay elecciones en el seno de la corporación y la tradición manda que cuando los zancos del paso de la Virgen de la Esperanza se posen en la Basílica en la mañana del Viernes Santo, la sucesión de la vara de las capillas esté, si no resuelta, sí al menos decantada. Después de haber superado un año de serios arrechuchos en materia de salud, Manuel García se ve ahora con ganas y "con mucha fuerza" para afrontar un posible segundo mandato al frente de la corporación. "Me encuentro muy fuerte, pero es algo que todavía no he decidido. Hay que pensarlo mucho antes de dar el paso, ya que son cuatro años más y ahí está el ejemplo que nos ha dado a todos Benedicto XVI".Así las cosas, García prefiere ahora evitar la más mínima "dispersión" y concentrar todos los esfuerzos de su junta de gobierno en los "tres grandes acontecimientos" que vivirá la hermandad en los próximos meses, todos ellos relacionados con la celebración en 2014 del cincuentenario de la coronación canónica de la Virgen de la Esperanza.

Por este motivo, la Santa Sede ha concedido un Año Jubilar a la hermandad de la Macarena, que comenzará el próximo 1 de junio y que finalizará el primero de junio de 2014, justo un día después de que se cumpla el medio siglo de la coronación de la Esperanza Macarena. "Tenemos muchas cosas por delante como para dispersarnos ahora en otros asuntos de futuro", replica García cuando se le pregunta por su posible reelección.

Junto a los preparativos del Año Jubilar concedido por la Santa Sede, la hermandad se halla también inmersa en la preparación de los contenidos de un Congreso Internacional Mariano Mariológico para el que ya se están manteniendo múltiples contactos con vistas a cerrar una agenda de ponentes del máximo nivel. La guinda a este año jubilar será la presencia de la Virgen en la Plaza de España después de un triduo preparatorio en la Catedral.

  • 1