Local

La Macarena se siente marginada

Los vecinos del entorno de Don Fadrique muestran su hartazgo por la falta de respuesta municipal, tras la muerte violenta de un indigente a manos de otro el viernes.

el 14 abr 2013 / 21:40 h.

TAGS:

Un 'gorrilla' indica un aparcamiento. - José Carlos Cruz (Atese) Un 'gorrilla' indica un aparcamiento. - José Carlos Cruz (Atese) Si no se vive en primera persona y a diario, resulta difícil de imaginar. Los vecinos y trabajadores del entorno de la calle Don Fadrique y del Pumarejo están hartos, cansados, frustrados por ver cómo no se resuelve el problema de inseguridad e insalubridad que llevan años soportando por la concentración de personas en situación de marginalidad en este entorno. La ecuación no tiene fácil solución, reconocen, pues “¿cómo se van a marchar de aquí si lo tienen todo: alojamiento, comida y duchas”, se quejan los vecinos, partidarios de que los servicios sociales que este colectivo requiere se repartan en distintos barrios de la ciudad. Se refieren al albergue de Perafán de Ribera, al Hogar San Fernando en Don Fadrique y al comedor social del Pumajero. Todos en su zona. “No decimos que no se atienda a estas personas, pero es que aquí se concentra todo y son continuos los problemas”. Desde las amenazas e insultos si no das una propina al aparcar el coche, hasta los gritos y peleas entre ellos, pasando por el consumo de litronas en los portales de las casas, donde además no tienen reparo alguno en hacer sus necesidades, explican. Muchos de ellos reconocen que pasan cierto miedo al entrar a una hora temprana o salir tarde de trabajar y cuando llevan o recogen a los hijos o nietos del colegio. “Yo no llevo bolso cuando tengo el turno de noche”, indica una empleada. “Y yo, los seis minutos que tardo en ir de casa al trabajo voy muy tensa y haciendo oídos sordos a quienes me piden un cigarro o dinero, que luego se gastan en cerveza”. El Correo El Correo Es la rutina que soporta un grupo de vecinos que clama contra la pasividad del Ayuntamiento, que no ha planteado solución alguna. “La Policía viene muy poco por aquí. Sólo cuando pasan cosas y se les llama, pero cuando llegan ya se han marchado”, se lamentan. En la tarde del pasado viernes un indigente mató a otro de una patada en la sien a raíz de una disputa por la propina de un aparcamiento. Es el suceso más grave ocurrido hasta la fecha en esta zona de la Macarena, pero a nadie sorprende este desenlace. Lo que de verdad les resulta extraño es que un hecho así no se hubiese producido hace ya tiempo y que no pase más a menudo. Hace justo un mes, Enrique, el presunto asesino, ya protagonizó otro encontronazo con la víctima, a la que propinó una paliza. Apenas unas horas después de este episodio, se registró otra pelea entre varios indigentes que acabó con varias brechas y hasta 20 puntos de sutura, relataban trabajadores de la zona. Ayer había una inusual calma en el barrio y extrañaba el poco trasiego de personas que, a diario transitan por el entorno de los jardines del Parlamento andaluz. Quienes conviven con esta realidad arremeten contra la pasividad municipal. “A lo mejor el Ayuntamiento está esperando para actuar a que, en lugar de un pobre desgraciado que no tiene quién le defienda, la víctima sea un vecino o un padre de familia”. Todos miran a otro lado, replican. Además, este enclave tan próximo a un punto neurálgico para el turismo como la Basílica de la Macarena recibe otro castigo. Los turistas apenas aguardan sentados en los veladores “ante el continuo desfile de pedigüeños”. “Lo normal es que se levanten y se vayan”. Los negocios ya no saben qué hacer. Desde el distrito, y a pesar de las continuas comunicaciones y quejas vecinales, no se da respuesta. Algunos residentes han optado por colocar elementos disuasorios en las puertas para impedir que se sienten a beber cerveza, cansados de aguantar malos olores, de oírles discutir a voces y hasta de recibir amenazas por pedir paso para entrar en sus viviendas y pedirles que se marchen. Ante este panorama, no son pocos los vecinos que ya piensan en mudarse.

  • 1