Local

“Aquí puede estar Marta”

Los padres de la joven asesinada por Miguel Carcaño acuden a la finca de La Rinconada en la que rastrea la Policía y aseguran que confían en que este emplazamiento sea el definitivo

el 17 jul 2013 / 15:50 h.

TAGS:

  “Sé que en cualquier metro que podamos pisar puede estar mi hija”, explicó ayer la madre de Marta del Castillo, asesinada por Miguel Carcaño en 2009, para describir por qué le había costado tanto trabajo acercarse a la finca de La Rinconada que la Policía ha rastreado buscando indicios del cuerpo de la joven, que cuatro años después de su muerte sigue sin aparecer. Es la primera vez que la madre, Eva Casanueva, acude a un lugar en el que se busca a Marta: “Nunca he tenido el valor pero en éste creía que tenía que estar, no sólo porque piense que aquí puede estar mi hija sino por dar las gracias” a los policías y técnicos que han rastreado a pleno sol, con ayuda de un georradar, los 10.000 metros en los que podría haber sido enterrada Marta, según la séptima versión del crimen que ha dado su asesino. La búsqueda finalizó ayer y ahora falta esperar a que, en unos diez días, el análisis de los datos alerte sobre alguna rotura de los estratos del terreno, lo que habría ocurrido si se hubiese excavado una tumba. El georradar también puede localizar, por su densidad, la cal en la que según Carcaño habrían enterrado a la joven. En esta enésima versión del crimen, Carcaño afirmó que su hermano mató a Marta de un golpe con la culata de una pistola, y ambos la enterraron en esta finca. El juez censuró la relectura del crimen que la Policía planteó en su pesquisas y archivó la denuncia contra el hermano de Miguel, pero aclaró que la búsqueda del cuerpo es el único asunto de esta historia que, al no haberse resuelto, sigue siendo objeto de investigación. Por eso, la Policía puede seguir buscándolo hasta hallarlo. A esa esperanza se aferraba ayer la madre de la joven: “La esperanza nunca la podemos perder aunque la Justicia nos la quiera enterrar”, criticó con dureza, ya que la familia se opone a que el juez haya archivado la nueva causa por asesinato contra el hermano de Miguel argumentando que ya hay un asesino condenado por este crimen. “Tendremos que estar apoyando a quien nos está apoyando, y hoy por hoy sólo tenemos el apoyo de la Policía Nacional”, aseguró. Eva Casanueva insistió ayer en que cree que esta vez puede ser “la versión definitiva” y confió en estar “mucho más cerca de poder encontrar a Marta que hace un año”, aunque admitió que se ha llevado “tantos varapalos que prefiero no perder la cautela; esto es una luz que se abre en el camino, pero a lo mejor tenemos que andar mucho más camino”, dijo. Desde que Miguel fue detenido, un mes después de la muerte de Marta, sus distintas versiones sobre lo que ocurrió en su casa de la calle León XIII han llevado a realizar innumerables búsquedas sin éxito alguno. Las más significativas, en el río, en el vertedero de basuras de Sevilla y en las inmediaciones de Camas, movilizaron a decenas de agentes, grupos especiales de Policía Nacional y Guardia Civil y hasta ayuda de otros cuerpos. La nueva versión ha desempolvado un georradar que ya se usó en Córdoba para buscar a los pequeños Ruth y José después de que su padre denunciase que habían desaparecido y antes de que se localizasen sus restos en los rescoldos de una hoguera. La Policía aseguraba ayer que el georradar no tiene coste extra, más allá de las horas de trabajo de la veintena de policías antidisturbios desplazados a la finca Majaloba, y del grupo de Menores, que durante cuatro años no ha dejado de investigar el crimen y que recabó la última confesión de Miguel en la cárcel. Al trabajo laborioso y hasta “cansino” de la Policía atribuyó ayer la madre de Marta haber podido “sacarle” esta séptima versión a Carcaño, de quien espera que diga la verdad porque “en los cuatro años que se ha tirado en la cárcel ha tenido mucho tiempo para pensar” y “a lo mejor la poca conciencia que tuviera se le ha avivado”, aunque añadió que de haberlo hecho antes “podía haber ahorrado mucho sufrimiento a la familia”. Aun así, Eva Casanueva se mostró dispuesta a volver a intentar hablar con Miguel si esta vez no localizan el cuerpo de su hija. La madre de Marta ya intentó ir a visitarlo a la cárcel antes del juicio en el que resultó condenado por el asesinato, pero Miguel Carcaño no quiso. “Yo siempre he estado abierta a hablar con Carcaño, el que tiene que abrirse es él, que hoy por hoy no está por la labor”, concluyó.  

  • 1