Local

La madre de todos los debates

El presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición conservadora, Mariano Rajoy, velan armas ante su debate televisado de hoy, el primero que se celebra en España desde 1993.

el 15 sep 2009 / 00:39 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de la oposición conservadora, Mariano Rajoy, velan armas ante su debate televisado de hoy, el primero que se celebra en España desde 1993.

Hace 15 años fueron el socialista Felipe González, entonces jefe del Ejecutivo, y el conservador José María Aznar, quienes lograron reunir ante los televisores a más de 10 millones de personas, una cifra que podría superarse mañana, dada la expectación creada.

En la jornada de hoy, ambos renunciaron a las mítines vespertinos y se reunieron con sus colaboradores más cercanos para preparar el debate, que retransmitirán las principales cadenas de televisión a menos de dos semanas para los comicios generales del 9 de marzo.

Zapatero, según fuentes del Gobierno y del Partido Socialista (PSOE), se reunirá sólo una vez más con su equipo de asesores, tras lo cual pasará la mayor parte del lunes en el palacio de la Moncloa repasando sus fichas, comiendo en familia y descansando.

El presidente del Gobierno no ha querido contar con un "sparring", al considerar que no tiene sentido ensayar con otra persona que interprete a Rajoy, según explicaron las fuentes.

Las fichas que repasará Zapatero contienen un mensaje principal y unos datos para apoyar sus argumentos, y sólo en algunos casos incluyen también una posible réplica a Rajoy, aunque Zapatero -dijeron las fuentes- no leerá en ningún momento durante el debate.

Tampoco va a plantear un debate a la defensiva ni se dedicará a responder al líder conservador, sino que tratará de transmitir sus propios mensajes y llevar la iniciativa.

En cuando a las nociones de telegenia, las fuentes subrayaron que han sido mínimas, dado que creen que la imagen de Zapatero se vende bien a los ciudadanos, y consideraron que Rajoy lo tiene más complicado para procurar dar una imagen de moderación.

El planteamiento es parecido en el caso de Rajoy, que afronta el debate con "muchas ganas", según fuentes cercanas al líder de la oposición, y convencido de que será un enfrentamiento "muy duro".

Contenidos, balance de la legislatura, críticas y propuestas son los aspectos que el aspirante a la jefatura del Gobierno ha preparado, para lo que contado con la colaboración de la dirección y del grupo parlamentario del Partido Popular (PP).

Rajoy opina que este debate, y el segundo que se celebrará el 3 de marzo, reforzarán posiciones y convicciones de los ciudadanos, pero que no serán decisivos, ya que quienes siguen este tipo de actos electorales ya suelen tener decidido el sentido de su voto.

El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, afirmó que esperan que Zapatero "busque un debate muy de confrontación y de descalificación personal", y aseguró que frente a eso Rajoy, que tampoco tiene "sparring", se mostrará tranquilo y preparado.

Los populares no ocultaron la dificultad del debate, porque consideran que Zapatero es un buen estratega y comunica muy bien, aunque a su juicio se trate de un mal gobernante.

Todo está preparado en un Palacio de Congresos a las afueras de Madrid para este primer desafío televisivo entre los dos principales candidatos a presidir el Gobierno tras el 9-M, en el que todo está pactado entre ambos partidos, incluso la temperatura de 21 grados que habrá en el plató televisivo construido para la ocasión.

El enfrentamiento, que comenzará a las 21.00 GMT, durará 1 hora y 45 minutos, con un intermedio de 6 minutos para la publicidad.

Ambos políticos dispondrán de tres minutos al inicio y al final sin contenido fijo, y de intervenciones alternas de dos minutos para abordar cinco temas: economía y empleo, políticas sociales, política exterior y seguridad, política institucional y retos del futuro.

Aunque ninguno de los dos candidatos consideran decisivos los debates para el resultado en las urnas el 9 de marzo, se preparan ya sondeos para proclamar vencedor y valorar el efecto de la cita de mañana en la evolución de la intención de voto de los españoles.

Las encuestas muestran hasta ahora una situación cercana al "empate técnico" y ofrecen resultados contradictorios en función de la orientación del medio de comunicación que las publique.

Así, dos periódicos de izquierda y de centro-izquierda ("Público" y "El País", respectivamente) afirmaron hoy que el PSOE sigue aumentando ligeramente su ventaja sobre el PP hasta los 4 puntos, mientras que el "ABC" (centro-derecha) indica que los socialistas reducen su ventaja en dos décimas hasta los 3 puntos.

  • 1