Local

La madre quiso quedarse en casa

En la sala de vistas el abuelo y los tíos de Marta escucharon un duro relato

el 18 oct 2011 / 21:23 h.

TAGS:

Antonio del Castillo volvió ayer a la Audiencia, pese a no poder entrar, mientras Eva Casanueva prefirió quedarse en casa. El abuelo y los tíos de la chica tuvieron que escuchar los escabrosos detalles del crimen en una sala con mucho más público que el primer día. La sala casi se llenó para oír a Carcaño.

En la primera sesión del juicio no entró en sala más que un pequeño grupo de estudiantes.

Ayer, ya casi se llenó para oír la declaración más esperada, la de Miguel Carcaño. La mayoría eran alumnos de Derecho, aunque también accedió algún miembro de a Plataforma Marta del Castillo.

El abuelo quiso estar en el peor momento

Los tíos paternos de Marta y su abuelo materno, que acudió con su hermana, tuvieron que escuchar de nuevo el escabroso relato de la violación que ofreció Miguel, cuando el fiscal pidió que se leyera ante el cambio de declaración de Miguel. La agente judicial les ofreció salir si se encontraban mal, pero prefirieron aguantar hasta el final.

No se le oye porque no enciende el micro

Al presidente del tribunal, Javier González, se le olvida activar el micro cada vez que interviene. Si ya en la misma sala de vistas es difícil seguir lo que dice, en la de prensa ya es imposible saber qué es lo que le está diciendo a los abogados o a los acusados.

"Señor Benítez, deje de moverse"

Samuel Benítez no paró de negar con la cabeza y de moverse cada vez que Miguel decía que él llegó al piso y que fue el que se llevó el cadáver. El magistrado llegó a pedirle que por favor dejara de moverse. A partir, de entonces aguantó sin gesticular. Hoy le toca declarar.

"Más le vale escuchar sus derechos"

El magistrado también tuvo que llamar la atención a Javier Delgado al inicio de la vista. Ante su distracción el juez le advirtió "señor Delgado, más le vale que escuche sus derechos".

  • 1