sábado, 20 abril 2019
12:08
, última actualización
Cultura

La Maestranza se pone en obras

La empresa Bellido, responsable entre otras obras de la restauración de la iglesia de El Salvador, inició los trabajos preparatorios para comenzar a demoler las gradas impares de la plaza de la Maestranza.

el 15 sep 2009 / 16:47 h.

La empresa Bellido, responsable entre otras obras de la restauración de la iglesia de El Salvador, inició los trabajos preparatorios para comenzar a demoler las gradas impares de la plaza de la Maestranza. Esta reforma deberá estar lista un mes antes del Domingo de Resurrección.

Básicamente, la reforma implica la supresión de cuatro de las actuales 10 filas si sumamos los balconcillos. La nueva disposición, según explicó en su momento el arquitecto José María Carbajal, incluirá dos filas de bancos de madera en la delantera, separadas por un amplio pasillo de evacuación tras el que se dispondrán sólo cuatro filas de gradas que verán aumentado sensiblemente el espacio individual de cada localidad.

Para facilitar el acceso a las localidades altas se habilitará una escalera en la mitad de los espacios delimitados por los vomitorios. Los diseños y materiales empleados en la obra serán los mismos que dotan a la plaza de su fisonomía regionalista.

La recreación virtual permite comprobar que el efecto estético, lejos de desentonar, armoniza aún mejor con las líneas arquitectónicas de la plaza. Sendas barandillas de hierro forjado con pasamanos de madera y remates en bronce fundido separarán las dos hileras de bancos -en un principio de habló de sillas de tijera- de las cuatro filas de grada, que diferenciarán el asiento del espacio para apoyar los pies. Los efectos colaterales de esta intervención serán la drástica reducción del aforo de esta zona, que pasará de 1.614 a 849 espectadores, y la más que previsible y sustanciosa subida de las localidades.

Según ha explicado la gerencia del Real Cuerpo, las obras deberán estar concluidas un mes antes del comienzo de la temporada taurina para que la empresa Pagés pueda abordar su particular logística de acomodo de los antiguos abonados y del nuevo taquillaje de la plaza.

  • 1