Cultura

La maestría con seis cuerdas

El guitarrista Tomatito asombró ayer a trece jovenes guitarristas con su toque único.

el 11 abr 2011 / 19:45 h.

Swing y compás es lo que transmitieron Tomatito y Enrique Vargas a los alumnos.

"¿Por dónde empezamos? ¿Qué queréis saber?". Con estas palabras comenzó la clase magistral de guitarra flamenca José Fernández Torres Tomatito (Almería, 1958) ayer en el Museo del Baile Flamenco, una suerte de curso exprés organizado por la Fundación Autor de la SGAE que arrancaba ayer en Sevilla y le llevará por otras cinco capitales del país hasta el próximo 26 de abril.

Mientras que Tomatito ponía la parte práctica de este seminario flamenco, junto a él se encontraba el compositor, guitarrista y musicólogo Enrique Vargas para explicar toda la compleja y extensa teoría que el flamenco tiene detrás, como puede ser la escritura del compás o la lógica de las tonalidades y de los acordes, "que pocos han hecho bien", afirmaba este transcriptor, quien apostilla que "el flamenco es el género más complejo de los que existen".

Un tema muy presente en esta master class fue la relación del flamenco con el jazz, que si bien tienen distinta estructura, comparten la gran improvisación que caracteriza a ambos géneros. "Al flamenco, al igual que el jazz, hay que dedicarle una vida entera. El paso de uno al otro es pura intuición", declara Tomate, un guitarrista poseedor del Grammy Latino 2010 al mejor álbum de jazz.

"Nunca hay que perder la entidad flamenca, al tiempo que absorbemos la armonía de otro género", le explicaba a sus alumnos.

Asimismo, Enrique Vargas insistía impulsivamente a sus atentos pupilos sobre la escala hjijaz, propia de la música árabe, turca, griega y persa, muy similar a otras escalas flamencas.

Y tras la clase magistral de ambos músicos, "a tocar un poquito". Así lo dijo Tomate y así se hizo. Todos tomaron sus guitarras, unas españolas y otras eléctricas, y se pusieron manos a la obra.

La clase funcionó de forma espectacular. Tanto el artista como el musicólogo parecían tener la misma voz: "El flamenco no tiene límite alguno y se une a la perfección con todos los géneros musicales, desde el bolero hasta el jazz, pasando por la música latina o africana", declaraban ayer tarde al unísono.

Por otra parte, y en relación al futuro de la guitarra flamenca, Tomatito ve complicado que podamos disfrutar de nuevos guitarristas que aporten la renovación que, como él o Paco de Lucía, instauraron en España. "Estamos en la era de guitarristas que saben mucho pero que todos saben lo mismo. Hay mucha técnica pero poca personalidad", apostilla con su mijita de denuncia el almeriense, que se define como un renovador de lo suyo más que un heterodoxo del arte.

"Tomate es un revolucionario y gracias a él hoy se remata por tangos, por bulerías o por alegrías de una manera determinada y distinta a tiempos pretéritos. Negarlo sería un atropello a la verdad y a la cultura", añade continuamente Enrique con vehemencia.

Actualmente, Tomatito se encuentra inmerso en la grabación de un nuevo disco que contará con la participación de artistas como Diego El Cigala, Estrella Morente o La Tana, muy acordes con el estilo de este purasangre de las seis cuerdas.

  • 1