Deportes

La maldición del 22 de junio

España jugará el partido de cuartos de final ante Italia el 22 de junio, una fecha fatídica en su historia, pues en tres ocasiones quedó eliminada ese día, y en la misma eliminatoria en la que se van a enfrentar, pero también los ganó en el único encuentro que ha disputado en esa fecha contra ellos.

el 15 sep 2009 / 06:45 h.

España jugará el partido de cuartos de final ante Italia el 22 de junio, una fecha fatídica en su historia, pues en tres ocasiones quedó eliminada ese día, y en la misma eliminatoria en la que se va a enfrentar a la 'azzurra', pero también ganó a los italianos en el único encuentro que ha disputado en esa fecha contra ellos.

Los hombres de Luis Aragonés tratarán de romper ante Italia tres maleficios que le persiguen desde hace tiempo: el de los cuartos de final, que parece un obstáculo insalvable para la Roja, el de Italia, a la que no vence desde 1920 en partido oficial, y el del 22 de junio, fecha que no da suerte.

Ese día España dijo adiós en dos Mundiales y en una Eurocopa, y en las tres ocasiones en la tanda de lanzamientos desde el punto de penalti. Bélgica fue el primer verdugo de la Roja en esa suerte. Se disputaba el Mundial de México en junio de 1986 y el combinado nacional había comenzado la competición con brillantez. Fue el mundial que encumbró a Butragueño tras sus cuatro goles a Dinamarca en octavos.

Después de ese logro histórico a España le tocó medirse en los cuartos de final a Bélgica, que afrontó el partido con el cartel de víctima. El partido terminó con empate a uno después de los 90 minutos reglamentarios y una prórroga de 30, por lo que se llegó a la tanda desde los once metros. En ella, Eloy, que militaba en el Sporting de Gijón, falló el lanzamiento que eliminaba a España, que ya se frotaba las manos pensando en un posible duelo en semifinales ante Argentina.

Diez años después, el 22 de junio de 1996, España volvió a vivir la misma desgracia en la Eurocopa de Inglaterra. Fue ante los anfitriones, ante los que el combinado que entonces dirigía Javier Clemente se despidió de nuevo de la competición desde el punto de penalti. Y lo hizo después de concluir la prórroga con empate a cero en un intenso partido disputado en el mítico estadio de Wembley.

Hierro y Nadal fueron los desafortunados lanzadores que mandaron a España a casa en los ya temidos cuartos de final, a pesar de que en el tiempo reglamentario la selección había merecido la victoria. Y como no hay dos sin tres, en 2002, en el Mundial de Japón y Corea, volvió a suceder lo mismo. Y de nuevo en los cuartos de final.

El anfitrión. El rival fue otra vez el anfitrión, Corea, que entonces dirigía el holandés Guus Hiddink. España, que se quejó amargamente del arbitraje del egipcio Al Gandhour, no supo sentenciar el partido ante un rival correoso, muy inferior técnicamente, y permitió que se consumiese el partido y la prórroga con el 0-0 inicial en el marcador. Llegaba la lotería de los penaltis.

En la tanda de lanzamientos desde los once metros, el entonces bético Joaquín marró y envió a la selección de vuelta a casa antes de lo esperado y deseado. La selección española, sin embargo, también puede agarrarse a un dato favorable de ese día. El único partido que le ha enfrentado a Italia un 22 de junio fue un amistoso en Bolonia en 1930, y ganó 2-3.

El destino ha querido que España tenga que dirimir ante Italia una nueva batalla el 22 de junio y en los cuartos de final. De un golpe puede acabar con tres viejos fantasmas. Y ante su auténtica bestia negra. Ya no sólo habrá que vengar a Luis Enrique, sino romper con el pasado de un plumazo.

  • 1