Cultura

El Maestranza imagina cómo pudo ser el estreno de ‘Manon Lescaut’

el 02 dic 2013 / 15:36 h.

Manon Lescaut llega al Maestranza El elenco artístico de Manon Lescaut, presentó ayer la ópera en el Maestranza. J.M. Espino (ATESE) Vuelve al foso del Teatro de la Maestranza el “sonido aterciopelado” marca de la firma del director Pedro Halffter cuando de dirigir pentagramas de Puccini se trata. Tras La fanciulla del west, La Boheme, Turandot y Madama Butterfly, regresa al coliseo del Paseo Colón, después de una década, el tercer título lírico del compositor italiano, Manon Lescaut. Lo hace, según el maestro madrileño, “en una producción visualmente espectacular que cuenta con una escenografía con cambios muy complejos y llamativos”, afirmó ayer en relación a la regie de Didier Flamand que se ha contratado proveniente del Teatro Regio de Turín, donde se presentó en el año 2005. Según explicó Halffter –quien estará acompañado en las funciones de los días 5, 8, 11 y 14 de diciembre por las voces de Ainhoa Arteta, Walter Fraccaro y Stefano Palatchi en los roles principales– la ópera está dividida “en un primer y segundo acto luminosos con un momento clave en el intermezzo sinfónico, que anuncia lo que será el tercer y el cuarto acto, oscuros, sí, pero con una orquestación igualmente brillante”. Además, según indicó ayer, es con Manon Lescaut cuando Puccini “encuentra un lenguaje absolutamente personal”. Para desgranarlo estará también en el escenario el Coro de la Asociación de Amigos del Maestranza dirigido por Íñigo Sampil. Flamand, apreciado director de escena de corte extremadamente conservador, lamentó su ausencia durante todo el mes de ensayos debido a compromisos ineludibles con un montaje teatral en París. Flanqueado por su equipo, quien se ha hecho cargo del peso de la reposición, afirmó sentirse “frustrado” por las estrecheces de su agenda, pese a lo cual se ha hecho “el mejor trabajo posible en la adaptación del espectáculo al Teatro de la Maestranza”. Halffter fue algo más explícito al respecto de la producción sugiriendo cómo ésta es casi “una réplica, podría haber sido perfectamente la versión que se vio en el estreno de Manon Lescaut”, tal es la concepción clásica de la lectura de Flamand. Sin embargo, como ya ocurrió en la inmediatamente precedente presentación de Aida, en esta cita los focos estarán nuevamente sobre las voces. Sobre su papel, la soprano Ainhoa Arteta confesó que, como mujer, es el rol que menos le gusta de todos cuantos creó Puccini. Pero dijo sentirse satisfecha de saber que el también compositor de Suor Angelica “amaba y respetaba a las mujeres”, como atestigua el hecho, entre otros, de las buenas palabras que para él tuvieron sus numerosas amantes. “En general la Manon de Puccini me gusta más que la de Massenet porque es más humana; la otra, en cambio, es una mujer materialista hasta el final, sin embargo en esta ópera el músico permite que su heroína muera por amor”, argumentó contraponiendo los dos títulos operísticos que han abordado la historia. Arteta, que llega al Maestranza por tercera vez, vuelve a reencontrarse con Halffter gracias a un título cuya música aseguró es “de una profunda belleza” y alentó a los espectadores para que estén especialmente atentos en el conclusivo cuarto acto: “La música del mismo sirvió de base para un cuarteto de cuerdas del mismo Puccini que tituló Crisantemo, flor identificada con la muerte, y así es la música, unas melodías que, en todo momento, van anticipando el trágico desenlace”. El tenor Walter Fraccaro, que debuta en Sevilla, será el caballero Renato Des Grieux, un papel que contiene “todas las dificultades a las que puede hacer frente un cantante”. Por esta razón, el italiano ha esperado 17 años antes de atreverse a intepretarlo, ya que requiere “madurez vocal, técnica depurada y muchísimo corazón”. Lescaut será Vittorio Viteli, quien de acuerdo con lo señalado por Arteta, se mostró fascinado por el “exuberante vestuario de una producción que permite algo muy importante para los cantantes: que cada uno dote de una introspección propia a sus personajes”. Al final, Halffter abrochó el alumbramiento de este nuevo Manon Lescaut en el Maestranza argumentando cómo la obra evoluciona “del realismo de los dos primeros actos al contenido alegórico y abstracto del cuarto”. La ópera, para la que todavía quedan entradas disponibles, tiene unos tickets a precios que oscilan entre los 44 y los 108 euros, a la venta en los canales habituales. ‘El Mesías’ y la Sinfónica en clave barroca centran la agenda del mes Todo un especialista en el repertorio barroco, el director Philip Pickett, se hará cargo los días 19 y 20 de diciembre de ponerse al frente de una nueva interpretación de El Mesías, de Haendel. Este llegará, como es costumbre, en una versión en la que el coro profesional invitado –The New London Consort– se alternará en los momentos corales con otros grupos partipativos y amateur. Las entradas oscilan entre los 18 y los 37 euros. Antes, los días 12 y 13, una Real Orquesta Sinfónica de Sevilla en formato muy reducido, subirá al escenario para protagonizar un inusual y esperado concierto. El violinista y director Enrico Onofri, habitual en la temporada de la Orquesta Barroca, actualizará a la ROSSen la interpretación con criterios históricos en un programa con piezas de Arriaga, Boccherini y Haydn.

  • 1