La marcha al Parlamento para solicitar «socorro» escenifica la unidad total

Gobierno, oposición y sindicatos coinden en que la solución a la asfixia económica del Ayuntamiento depende de la ayuda externa de otras administraciones como la Junta.

el 11 abr 2014 / 10:56 h.

15657816 Trabajadores, Ayuntamiento, oposición y sindicatos recorrieron ayer Sevilla pidiendo ayuda. / El Correo Ha costado casi tres años que los agentes del Ayuntamiento palaciego, con una deuda global de 100 millones de euros y gobernado en minoría por IP-IU, coincidan en cuál es la solución a la asfixia económica. Pero la marcha andando de ayer hasta el Parlamento escenificó por primera vez la unidad reclamada por los propios trabajadores municipales, a los que, como nota dominante durante toda la legislatura, se les siguen debiendo cinco nóminas. La manifestación, convocada por junta de personal y comité de empresa hace tres semanas, y a la que acudieron más de 200 personas –la inmensa mayoría funcionarios y eventuales del Ayuntamiento–, la han apoyado todos: desde el propio alcalde, Juan Manuel Valle, a los tres partidos de la oposición (PP, PSOE y PA), así como las secciones sindicales de CCOO, SAF, UGT y CSIF. Socialistas y populares, cada cual a su manera, son bastante críticos con el alcalde, al que han venido acusando de incompetente o pasivo. Asimismo, ambos grupos lo señalan como el principal responsable actual de la crisis galopante del Consistorio, pese a que la deuda se heredó tras 24 años del PSOE en el poder. En este sentido, UGT y CSIF se resistieron a acompañarlo a otras administraciones cuando Valle lederó reivindicaciones a la Diputación, la Junta o el Gobierno central. Y hasta en la huelga de tres días llevada a cabo por los trabajadores entre el 17 y el 19 del pasado mes de febrero se palparon las divisiones, pues algunos trabajadores no la secundaron y sindicatos como CCOO, más afín al alcalde, no la compartieron. Sin embargo, la situación de desesperación para los empleados públicos ha llegado a tales niveles que la unidad se impone como única alternativa. Tal consenso ya se fraguó hace un par de semanas, cuando el equipo de gobierno se encerró en Diputación como medida de protesta durante varios días y el PP, la plantilla al completo y sindicatos como la UGT mostraron su apoyo al primer edil. La marcha de ayer, que se inició en Fuente de Rey, en el barrio sevillano de Bellavista, y concluyó en las puertas del Parlamento andaluz, contó incluso con el apoyo de la asociación de empresarios y comerciantes del pueblo (Alacipa). En la manifestación, encabezada por carteles con consignas como «No somos los culpables» o «Ayuda financiera para el Ayuntamiento de Los Palacios», también iban el alcalde y los líderes de la oposición. Al llegar al Parlamento, después del mediodía, los representantes de los trabajadores entregaron el escrito consensuado por primera vez entre todos y unas 5.000 firmas de apoyo recogidas entre la ciudadanía palaciega. Las matizaciones del texto revelan el acercamiento: «Aunque no es nuestro propósito eximir al alcalde de su responsabilidad como gestor, entendemos que la solución no está sólo en nuestro Ayuntamiento, sino además, y en gran medida, en la ayuda del resto de Administraciones, y en el caso de la Junta en la ampliación del número de años para devolver las subvenciones», reza el escrito., y añade más adelante: «Les instamos a que tomen las medidas para paliar esta gravísima situación, de la que ninguno de los implicados y más afectados, población y trabajadores, tenemos culpa alguna». Actualmente, el Ayuntamiento paga una media de 66.000 euros mensuales a la Junta en concepto de devolución de subvenciones que los anteriores gobiernos gastaron en otros fines distintos para los que fueron concedidas. Valle, que ayer se congratulaba de que la unidad «es el camino», recordaba que su gobierno protagonizó ya concentraciones en otras administraciones como la Diputación y la Subdelegación del Gobierno en Sevilla. Asimismo apuntó que ya envió cartas en el mismo sentido incluso al presidente del Gobierno. «Con esta unión, las administraciones que nos tienen que ayudar no verán reivindicaciones con colores políticos, sino la de todo un pueblo asfixiado por las millonarias deudas que nos dejaron», aseguraba el regidor de Los Palacios y Villafranca. Entre las medidas más destacadas del esfuerzo ahorrador del Ayuntamiento cabe reseñar, según el gabinete de Alcaldía, «la disminución de la plantilla, el ahorro de más de cinco millones de euros en gasto corriente, la subida de diferentes impuestos municipales auspiciados por el plan de ajuste que aprobó el Ministerio de Hacienda para hacer frente a los más de 30 millones de euros de los planes de pago a proveedores, la disminución del sueldo del alcalde y delegados municipales en un 20% y 10%, respectivamente, y el freno total en gastos de representación y protocolo».

  • 1