Local

La más aburrida de las sesiones históricas

Seis votos en contra, 14 absten- ciones y cinco ausencias. Un resultado ciertamente aplastante, y desde luego previsto. Fue hace 30 años, el 31 de octubre de 1978: el Congreso declaraba aprobado el texto de la Constitución Española en una reunión que no llegó a las tres horas.

el 15 sep 2009 / 17:39 h.

TAGS:

Seis votos en contra, 14 absten- ciones y cinco ausencias. Un resultado ciertamente aplastante, y desde luego previsto. Fue hace 30 años, el 31 de octubre de 1978: el Congreso declaraba aprobado el texto de la Constitución Española en una reunión que no llegó a las tres horas y en la que poco nuevo se aportó a la historia de la elaboración de nuestra Carta Magna. Días después, el 6 de diciembre, los españoles la votaron en referéndum. La sesión, la verdad, tuvo más de tediosa que de emocionante; poco que ver, en ese sentido, con las de la comisión que presidía Emilio Attard. Aquí llegaron -llegamos- todos con los deberes hechos. La sensación dominante era la de la satisfacción por un trabajo bien hecho, junto con la ilusión por el futuro. Ni siquiera cabía especular con lo que votaría cada grupo parlamentario: ya lo sabíamos, incluyendo la postura del PNV, entonces liderado por Xabier Arzallus, que sucedió a Juan Ajuriaguerra.

30 años después, los intentos de Arzallus de hacer comprender la posición de su partido, más fuerista que constitucionalista, que, según sus palabras, no podía votar "sí", pero no quería votar "no", las largas conversaciones de pasillo mantenidas con él, son uno de los recuerdos más vividos de aquellas últimas etapas de la era constituyente. Tenía verdaderas ganas de que se entendiese al PNV. En la sesión sólo hubo un incidente: el abertzale Letamendía fue llamado al orden por el presidente, Fernando Álvarez de Miranda, por apostrofar con un "¡Mal, muy mal!" la intervención de su paisano Arzallus. Después de todo, la Constitución sigue en vigor.

  • 1