Economía

La más deseada

Ebro, que quería el arroz pero no el aceite, inyecta gran dosis de fe en la compañía oleícola

el 25 nov 2010 / 22:00 h.

La operación de Ebro Foods en el grupo SOS, adquiriendo su división de arroces y desembarcando en el capital social, deja al líder mundial del aceite de oliva -Carbonell es la marca estrella- bajo control de accionistas españoles, mientras que el líder mundial del arroz, gestionado a través de su filial Herba Ricemill, frena la llegada de cualquier rival que pretenda hacerle sombra.

Esa compra del negocio arrocero suscita malestar entre los agricultores de Sevilla, dado que ven reducidos sus clientes a uno, Herba, y dicen temer un "monopolio" y, por tanto, mayor presión a la baja en el precio de sus cosechas, algo que niegan desde la compañía, que considera que los productores tienen, así, más abiertas las puertas de los mercados internacionales. No en vano, el negocio del arroz se gestiona desde el municipio sevillano de San Juan de Aznalfarache y el presidente de Ebro Foods, Antonio Hernández Callejas, presume precisamente de eso, de sevillano.

Si algún otro socio -sea industrial, sea financiero- acude a la ampliación de capital en metálico que ya ha arrancado en SOS -el proceso finalizará en apenas un mes-, sólo podrá aspirar a aproximadamente el 20% del accionariado. Las cajas (Cajasol, Cajasur, Unicaja, Caja Granada y Caja Madrid) seguirán siendo los principales accionistas de la aceitera.

La operación, asimismo, inyecta fe a los inversores y, según fuentes financieras, incluso a aquellas cajas que, debido a la crisis, se plantean no acudir a la ampliación de capital en dinero. Y rebaja el esfuerzo financiero para las cooperativas andaluzas que quieran entrar, si bien esto último es más que difícil.

  • 1