Local

«La medicina dependerá de los avances de la informática»

Francisco Pellicer es el jefe de la unidad de Endoscopia del Hospital Virgen Macarena. Es un equipo referente en Andalucía y España en la materia después de que en 2004 realizaran la primera punción de corazón mediante endoscopia en el mundo.

el 01 nov 2009 / 20:16 h.

TAGS:

Francisco Pellicer en uno de los quirófanos del Macarena.

-Desde 2000 es el jefe del servicio de Endoscopia en el Virgen Macarena, una especialidad a la que se dedica desde que concluyó el MIR en 1975, también en este hospital. ¿Cómo sonaba la palabra endoscopia entonces, hace más de 30 años?
-Era una línea nueva que comenzaba en la especialidad de aparato digestivo. La endoscopia como tal se remonta a principios del siglo XX, pero en digestivo comenzó en los años 60. Entonces, eran diagnósticas y más tarde empezaron a ser terapéuticas. Actualmente la endoscopia es muy importante para la prevención de tumores. Entre el 10% y el 15% del trabajo que hacemos es para prevenir el cáncer, sobre todo de colon y recto. Sin embargo, ese porcentaje debería ser mucho mayor.

-Hay comunidades que están comenzando a practicar colonoscopias dentro de un plan de detección precoz de cáncer de colon. ¿Da esto resultados?
-Absolutamente. Está publicado y demostrado. El problema del cáncer es que muchas veces cuando se diagnostica ya no se puede hacer gran cosa. Esto, en el caso del cáncer de colon, se evitaría con un diagnóstico precoz con una endoscopia. Si no se lleva a cabo es, sobre todo, por una cuestión financiera: a la administración le exigiría tener más profesionales, más unidades y una organización muy alta para hacer una colonoscopia a miles de pacientes.

-En 2004, la unidad practicó la primera punción de corazón en el mundo con endoscopia. ¿Qué reto se marca la unidad ahora?
-Estamos tratando de introducir en el hospital la microendoscopia. Nos permitiría detectar pólipos a una escala minúscula, 0,01 centímetros, para resecarlos puesto que con el tiempo pueden degenerar en un tumor. Sería un gran avance en la prevención de tumores en el colon, y todo mediante una técnica de mínima invasión.

-Esto último es clave.
-Lo que más ha cambiado la endoscopia en los últimos años o décadas es la definición de la lentes y la aceptación de los pacientes. Con esto me refiero a que, al ser una técnica de mínima invasión y gracias también a la sedación profunda, los pacientes toleran muy bien este proceso y se recuperan mucho mejor, obviamente, que en una cirugía abierta. Incluso, hemos tenido problemas, a veces casi legales, de pacientes que, tras salir del quirófano, no se han creído que les hayamos hecho una endoscopia.

-¿Qué destacaría de la evolución del Hospital Virgen Macarena en este campo de la Endoscopia en las últimas tres décadas?
-Prácticamente, hacemos todos los tipos de endoscopias que existen y el grado de especialización es muy alto. Antes teníamos que salir a aprender las técnicas a otros centros y ahora vienen al Macarena a aprender.

-¿Cuál es el futuro de esta especialidad?
-Las técnicas que hay son cada vez menos invasivas. Hoy podemos extraer una vesícula a través de una lente: eso lo decías hace 30 años y era una barbaridad. Junto a esto, es vital el desarrollo de las técnicas de imagen y de los sistemas informáticos: si no es así no puede haber un desarrollo de la medicina y la administración tiene que ser más consciente de eso.

  • 1