Local

La memoria de Toscano

En el último pleno municipal, IU presentó una moción para arreglar el monumento a los asesinados durante la Guerra Civil, que está en el cementerio y pidió el mismo cuidado que el monumento a la fraternidad que está frente a la casa consistorial, y que en la época franquista fue conocida como "monumento a los caídos", por homenajear a los muertos del bando nacional. Foto: J.M.Cabello.

el 15 sep 2009 / 18:05 h.

TAGS:

En el último pleno municipal, IU presentó una moción para arreglar el monumento a los asesinados durante la Guerra Civil, que está en el cementerio y pidió el mismo cuidado que el monumento a la fraternidad que está frente a la casa consistorial, y que en la época franquista fue conocida como "monumento a los caídos", por homenajear a los muertos del bando nacional. Fue entonces cuando el alcalde de Dos Hermanas, el veterano socialista Francisco Toscano, quiso aportar al tema su "propia memoria".

El alcalde habló en todo momento con los términos "parece ser" o "se cree" para relatar la vida de Dos Hermanas en los años de la guerra (1936-1939), explicando que los vencedores del conflicto tomaron algunos símbolos como suyos. La Dos Hermanas fascista tenía interés en que estuviera la cruz allí, justo al lado del ayuntamiento y frente a una de las iglesias más importantes de la ciudad, la parroquia de Santa María Magdalena.

Ya con la llegada de la democracia, la primera corporación democrática de Dos Hermanas trató de reparar ciertas cosas, pero el mismo alcalde recuerda cómo su predecesor, Manuel Benítez Rufo, le contó que sufrió muchas presiones y amenazas "incluso físicas" para que los símbolos del fascismo se mantuvieran. Benítez Rufo era del Partido Comunista y gobernaba entonces en coalición con el PSOE.

Ya en 1983, en el primer gobierno del entonces joven Francisco Toscano, se acordó una propuesta sobre lo que se había demandado desde el principio de la democracia: cambiar el nombre del monumento a los caídos por el monumento a la fraternidad, respetar la estructura de la cruz, sustituir la lápida frontal y cambiar los escudos del régimen por el del municipio, el de Andalucía y el constitucional de España. "Finalmente pusimos tres poemas, cada uno elegido por un grupo del pleno -PSOE, PC y Alianza Popular-", relató el alcalde. Los tres poemas son de Miguel Hernández, Antonio Machado y Vicente Aleixandre.

Según Toscano, muchos de los miembros de partidos de izquierdas o de dirigentes destacados del Gobierno de la república pertenecían a familias importantes Sevilla. Haberlos asesinado en la capital "hubiera generado un revuelo", según dijo el alcalde, por lo que eran trasladados al municipio nazareno para ser asesinados y enterrados. Toscano dijo que "se cree que el último presidente de la Diputación [José María Puelles] está enterrado en Dos Hermanas, un hombre que tiene un parentesco conmigo muy familiar, de ahí que conozca esta historia".

Finalmente, el alcalde recordó la perseverancia de Milagros Martínez, la mujer de Pedro Laín Entralgo, que durante mucho años insistió en que se recordara a los republicanos muertos del cementerio nazareno. Finalmente, lo consiguió.

  • 1