Economía

La metodología ‘oculta’ que hay 196.000 parados más en Andalucía

Son quienes hacen cursos, cobran subsidio agrario o fijan unos límites

el 06 ene 2011 / 20:12 h.

Varios parados hacen cola a las puertas de una oficina de empleo.

903.999 son los parados oficiales con los que Andalucía cerró el pasado año. Sin embargo, la cifra de demandantes de empleo, esto es, la de todos los inscritos en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), se elevó a 1.351.039. Entre uno y otro dato median 447.040 personas, de las que 251.030 tienen algún puesto, otras 40.439 no lo poseen pero ven limitadas sus posibilidades a la hora de trabajar y 155.571 están sin ocupación, aunque la metodología también los excluye del negro listado de desempleados al cobrar el subsidio agrario o realizar cursos de formación.

1.100.009 serían, pues, los parados reales, mas no oficiales, que existirían en esta comunidad, una cantidad más cercana a la que recoge la Encuesta de Población Activa (EPA), la única estadística de medición del desempleo que está homologada para los países de la Unión Europea (UE). En concreto, la EPA del tercer trimestre de 2010 -el último dato publicado- hablaba de 1.129.500 personas sin trabajo en la región.

155.571 parados están ocultos a la estadística al incluir a los perceptores del subsidio agrario (lo cobran en Andalucía y Extremadura los eventuales del campo o jornaleros) y quienes, aunque no tienen un puesto, desarrollan cursos de formación -el ejemplo más llamativo, el de los operarios gaditanos de la antigua Delphi-. Desaparecen, pues, de los registros oficiales.

El Ministerio de Trabajo e Inmigración todavía no dispone de los datos de beneficiarios del subsidio agrario -el antiguo PER- de diciembre. Los últimos hacen referencia a noviembre pasado, con 137.508. Por tanto, y en términos aproximados, unos 20.000 parados andaluces no son considerados como tales al estar acogidos a programas de las políticas activas de empleo.

Cabe recordar, en este sentido, que los eventuales agrarios -que en la metodología aparecen como Teass- adquieren derecho a percibir el subsidio si reúnen al cabo del año 35 peonadas (días trabajados), aunque el año pasado este número se rebajó a 20 al verse dañadas las cosechas -y, por tanto, los jornales- por el impacto de los temporales que azotaron en el invierno a Andalucía.

Mientras, 251.030 personas figuran como demandantes en las oficinas del SAE pese a estar ocupadas. Se trata de empleados que quieren mejorar su situación y encontrar otro puesto de trabajo ya sea por razones económicas o por cuestiones de índole profesional -por ejemplo, cuando se ejerce un puesto distinto a los estudios cursados-. Por muy pequeña que sea la relación laboral -horas, días-, no computan como parados oficiales.

Un último grupo de personas. 40.439 son demandantes de empleo porque carecen de él pero su disposición a la hora de trabajar es limitada. En esta categoría se dan cita, por ejemplo, quienes tan sólo pueden trabajar desde casa o desde otras comunidades o países distintos, los que solicitan un empleo para un periodo menor a tres meses o una jornada inferior a 20 horas semanales, los que aún cursan estudios de enseñanza superior reglada, etcétera.

Por tanto, si se suman estos demandantes de empleo (40.439) y los amparados por el antiguo PER y alumnos inscritos en cursos de formación laboral (155.571), el resultado (196.010) es que Andalucía acabó 2010 con 1.100.009 parados reales, y no con los 903.999 contabilizados por las oficinas del SAE. Éste, por lo demás, trabaja como un registro (es decir, como si fuera un censo), frente a la EPA, que es una encuesta.

448.300 ‘enmascarados’ en el conjunto del Estado

4.100.073 eran los parados españoles al cierre de 2010, según los registros de los Servicios Públicos de Empleo -el antiguo INEM-. Sin embargo, los demandantes de un puesto de trabajo alcanzaban los 5.504.411.

De esta última cantidad, 955.996 se consideraban ocupados, 221.683 alegaban limitaciones a la hora de trabajar y 226.659 percibían el subsidio agrario -sólo se cobra en las comunidades de Andalucía y Extremadura- o realizaban cursos de formación.

Si a los 221.683 que aducían limitaciones, y que realmente no tenían empleo, sumamos 226.659 eventuales del campo y alumnos de cursillos, colectivos ambos también sin trabajo, resulta que a los 4.100.073 parados oficiales habría que añadir 448.342. En total, 4.548.415.

Los datos

351.039

Fue el número de demandantes de empleo inscritos en el SAE en 2010.

251.030

A la cantidad precedente se quitan 251.030 que sí tienen alguna ocupación –aunque sea subempleo– pero quieren mejorar.

40.439

A la operación anterior se le restan otras 40.439 personas porque tienen limitaciones a la hora de trabajar.

1.059.570

De las dos restas anteriores resultan 1.059.570 andaluces considerados demandantes no ocupados.

155.571

A la cifra anterior se restan 155.571 por cobrar subsidio agrario o hacer cursos de formación.

903.999

Es el número de parados oficiales con que cerrró 2010 Andalucía. 

  • 1