Local

"La mina de Cobre Las Cruces no puede sumar más multas como si nada"

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, lanza una seria advertencia por los últimos episodios. 

el 07 feb 2011 / 11:44 h.

TAGS:

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, adelantó que la Junta de Andalucía va a "revisar todos los protocolos" que rigen la mayor mina a cielo abierto de Europa y situada a caballo entre Gerena, Guillena y Salteras, al tiempo que va a impulsar una "puesta a punto" para garantizar un funcionamiento "adecuado" y evitar nuevos episodios. Como el que derivó en la apertura la pasada semana de un expediente a la empresa Cobre las Cruces tras detectar una concentración de arsénico tres veces superior al nivel permitido en el agua que devuelve al acuífero Niebla-Posadas.

El consejero concretó que, tanto su departamento como la Consejería de Economía, Innovación y Empresa, van a abordar durante una reunión -que se celebrará "probablemente a lo largo de la semana"- con la compañía que tiene la concesión la citada revisión para localizar "los aspectos que están fallando" al tiempo que instarán a la dirección de Cobre las Cruces a que "corrija el proceso de producción y mejore las instalaciones".

Pese a abogar por el "diálogo y la cooperación" con la empresa, a la que le atribuyó "la voluntad" de alcanzar un acuerdo, recordó que si la mina en este enclave "no es sostenible, no podrá ser". En este sentido, el consejero fue tajante: "No podemos seguir así; a base de multas no se puede estar porque, al final, al conductor que acumula muchas sanciones se le quita el carné".

En la misma línea subrayó que a la Junta de Andalucía, que está "actuando de manera coordinada" entre los departamentos implicados, le consta que Cobre las Cruces cuenta con planes "para mejorar el uso del agua y sus características". Pero consideró que es el momento de "revisar todos los protocolos y de que se cumplan para que todo funcione bien".

La Consejería de Medio Ambiente, a través de la Agencia Andaluza del Agua (AAA), abrió la pasada semana un nuevo expediente a la empresa por haber superado los niveles de concentración de arsénico en el agua que inyecta al acuífero, correspondiente al sector 5, durante los pasados días 25, 26 y 27 de enero.

La cantidad de arsénico inyectada fue "muy pequeña" y las concentraciones de este metal, aunque superan los límites autorizados, se detectaron por debajo de las niveles que normalmente se permiten en los vertidos al dominio público, por lo que este incidente no representó afección al acuífero ni riesgos para la salud.

Desde Cobre las Cruces confirmaron, por su parte, que fue la propia empresa la que dio aviso a la AAA cuando detectó el fallo que provocó este incidente en la mina, dentro de su política de "transparencia", al tiempo que aclararon que, al tener una autorización por debajo de los niveles que habitualmente se permiten, "en ningún caso se puede hablar de contaminación".

Se da la circunstancia de que este expediente llega después de conocerse que la empresa tendrá que hacer frente a una multa de más de 255.000 euros por supuestamente haber devuelto al acuífero menos agua de la que extrajo, en concreto con un déficit de unos 500.000 metros cúbicos. La empresa también lo niega y está pendiente de un recurso.

  • 1