martes, 23 abril 2019
23:58
, última actualización
Local

La mitad de los votantes confía en el PP de Zoido

Los populares cosechan 20 concejales en una mayoría absoluta sin precedentes; Del Valle logró 19.

el 22 may 2011 / 23:14 h.

TAGS:

La campaña electoral sin descanso que Juan Ignacio Zoido ha sido capaz de mantener durante los cuatro últimos años le dio ayer una victoria arrasadora e histórica. El PP de Sevilla y su candidato lograron ayer 20 de los 33 concejales del Ayuntamiento hispalense y con ello un triunfo sin paliativos, que superó con mucho sus expectativas y cualquier listón que la ciudad conservase, incluida aquella mayoría absoluta, la única hasta ahora en Sevilla, que obtuvo el socialista Manuel del Valle en la segunda corporación democrática (1983), con los 19 concejales a los que nunca más se había vuelto a acercar ningún otro partido.

Al éxito de Zoido no se le puede poner ninguna pega: ha logrado la mayoría absoluta consiguiendo cinco concejales más que en las anteriores municipales de 2007, ha cosechado 37.200 votos más que entonces, mientras PSOE e IU perdían apoyos; se ha colocado a 20 puntos de diferencia de los socialistas en una ciudad tradicionalmente feudo del PSOE con el 49,31% de los sufragios y, para afianzar aún más sus resultados, lo ha hecho gracias a un considerable aumento de la participación de más de ocho puntos, es decir, con las armas del contrario.

La tarde electoral comenzó con prudencia y temor, ante la necesidad de obtener la mayoría absoluta para gobernar, para frenar la más que probable reedición de un pacto entre los partidos de izquierdas. Pero concluyó en el balcón de la sede del PP en la calle San Fernando con una euforia aún mayor de la esperada por los más optimistas, entre ellos el responsable de comunicación que había impreso para todo el equipo de prensa, en secreto, unas camisetas con el lema Nada es imposible #mayoriaabsoluta.

El momento clave llegó a las once de la noche, cuando entre saltos y gritos para celebrar los 19 ediles que hasta entonces se sabían ganados, el gentío interrumpió las palabras de Zoido para comenzar a gritar: "¡20!". El líder regional, Javier Arenas, entró a la sede para comprobarlo y salió diciendo con prudencia: "Nos dicen, atención, nos dicen que no son 19 concejales... ¡son 20!", aumentando la fiesta que varios cientos de personas vivían ya, ondeando banderas del PP y de España y gritando "¡alcalde, alcalde!" al candidato popular, que había salido al balcón acompañado por su mujer y llevando entre las manos una bandera de la ciudad que besó varias veces y saludando a la gente mientras se llevaba la mano al corazón en un gesto de agradecimiento.

Con camisa blanca, medio remangado y sin corbata, su primer mensaje fue no sólo para los militantes del PP de toda la vida, ni siquiera para los simpatizantes, sino "para todos aquellos que os habéis acercado a mí en los últimos meses para decirme que me prestabais vuestro voto. Ni a los militantes, ni a los simpatizantes ni a ellos los vamos a defraudar", dijo Zoido desde el balcón de la sede del PP, en la que acababan de colgar una enorme pancarta con la foto del futuro alcalde y el mensaje "Gracias, Sevilla". Abajo, en la calle, los concejales populares que habían esperado los resultados en la primera planta se abrazaban emocionados, dándose palmadas en la espalda con quienes les felicitaban y levantando el dedo pulgar. Entre ellos, uno de los hijos mayores de Zoido, con su hermano pequeño sobre los hombros (Fernandito, el hijo de cuatro años del candidato, que se ha hecho más que conocido durante la campaña), se ponía serio y le decía a un periodista: "Esto no es una casualidad, esto es el resultado de muchos años por todos los barrios de Sevilla, con la gente".

Luego, recogiendo el mensaje conciliador con el que lo presentó el líder andaluz, Javier Arenas, reiteró una intención que ha repetido durante toda la campaña, la última vez cuando acudió a votar por la mañana: "Estamos pensando en todos los sevillanos, vivan en el distrito que vivan y hayan votado lo que hayan votado. Voy a gobernar para todos por igual". Seguido vino el desquite hacia quienes desbanca del Gobierno de la ciudad: "Vamos a pasar página de la corrupción y a gobernar con transparencia en la gestión, con responsabilidad, tendiendo la mano a todos los que quieran colaborar para defender los intereses de todos los sevillanos".

Arenas, que lo presentó en compañía del secretario general, Antonio Sanz, y del presidente provincial, José Luis Sanz, el más emocionado de todos, con los ojos llorosos tras lograr también mayoría absoluta en Tomares , se enorgulleció de haber conseguido semejantes resultados con una participación tan alta.

"Éste es un momento de mucha humildad y mucha responsabilidad, también de mucha ilusión", sentenció Arenas. "Juan Ignacio Zoido lo ha conseguido estando todo el día en la calle, hablando con los sevillanos. Nadie le ha regalado esta victoria, se la ha merecido, va a ser un gran referente del municipalismo en Andalucía y en toda España. Y va a gobernar para todos los sevillanos". Y con un aire más triunfal, mientras desde la calle lo jaleaban, sentenció: "Ya hemos ganado a quien le teníamos que ganar ¡Ahora vamos a ganarles a la crisis y al paro! ¡Vamos a recuperar la confianza!".

Zoido recogió el testigo: "Gracias Javier, este éxito en toda Andalucía es tu éxito", le dijo, "has conseguido muchos más votos que el PSOE", mientras la gente entonaba, en alusión al presidente de la Junta, José Antonio Griñán: "¡Griñán, haz las maletas!", a lo que pronto siguieron gritos de "Zapatero, dimisión", coreados incluso por el hijo menor de Zoido, Fernandito, que a esas alturas robaba protagonismo a su padre aplaudiendo desde el balcón. Y como colofón a su discurso auguró, con merecida euforia, que su victoria será el inicio del "vuelco electoral" que todo el PP anunciaba con la boca chica desde que a media tarde comenzó a conocer los sondeos: "Sevilla va a ser el motor del cambio", dijo Zoido, "porque se ha demostrado: ¡Nada es imposible!". 

  • 1