Cultura

La mitad del cine que se vea en Cataluña deberá estar en catalán

El Parlament aprueba una ley que incluye sanciones de 75.000 euros.

el 30 jun 2010 / 19:14 h.

Miles de personas forman un círculo de la Paz.
El Parlament aprobó ayer, con los votos favorables de los grupos del tripartito y de CiU, la nueva Ley del Cine de Cataluña, que establece que el 50 por ciento de las películas extranjeras que se exhiban deben estar dobladas o subtituladas en catalán. La nueva ley obtuvo 117 votos a favor y 17 en contra, de los diputados del PP y del grupo mixto.

En su comparecencia, el conseller de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manuel Tresserras, defendió que con la nueva legislación se pretende apoyar a la industria del cine, mejorar la oferta del sector y garantizar la diversidad lingüística.

En este sentido, aseveró que la ley "viene a corregir una anomalía democrática", puesto que en la actualidad sólo se exhiben un 3% de las películas dobladas o subtituladas en catalán, e incidió en que no va contra nadie.

Se trata de una ley "posible, oportuna, absolutamente necesaria", que tiene en cuenta el Estatuto catalán, y que se ha elaborado en cumplimiento de los acuerdos del gobierno de coalición. "Es una ley hecha por la inaceptabilidad de la situación actual", apostilló.

Tresserras cree que el catalán es una lengua homologable a cualquier otra de ámbito europeo y ha sostenido que "no es aceptable que se diga que no hay mercado, porque lo que no ha habido es la oportunidad de tenerlo".

En cuanto a las reticencias que ha provocado entre una parte del sector y de las grandes productoras de Hollywood, el conseller reiteró que "los intereses del sector deben ser conciliables y no pueden ir nunca en contra del interés general".

El grupo de CiU, a pesar de votar a favor de la nueva ley, cargó contra el conseller al entender que ha actuado de forma "sectaria y nada generosa" y consideró que han quedado al margen del debate productores y exhibidores.

Sin embargo, el diputado Jordi Cuminal señaló que su grupo iba a apoyar el texto, porque "ahora más que nunca toca defender la lengua" y porque "aunque podría ser mejor", están convencidos de que "será buena para el país".

El diputado del PSC-Ciutadans pel Canvi Josep Maria Balcells señaló que se trata de una ley "llamada a hacer historia", que el anterior gobierno de CiU "no se atrevió a plantear", mientras que el ejecutivo encabezado por José Montilla "ha decidido abordar no sólo la vertiente lingüística, también la industrial y la de la cultura cinematográfica".
Barcells dijo que comprendía las resistencias de los empresarios del sector ante el momento de cambio que viven, pero subrayó: "No estamos en guerra con ellos, sino a su lado, hoy y dentro de seis meses".

Mientras que sobre las major estadounidenses indicó: "Quizá amenacen con el boicot, pero la ley es la ley y el mercado es el mercado y no dejaremos que Cataluña quede fuera".
Más contundente se mostró el presidente de ERC, Joan Puigcercós, quien calificó la nueva ley como una de las más importantes de la legislatura por lo que supondrá de cambio en el sector y porque "acabará con la marginación humillante de la lengua catalana en el ámbito del cine".

"Vivir en catalán no es fácil en muchas ocasiones y cuando uno es padre de familia debe utilizar un GPS para poder ver cine en catalán con sus hijos. Muchas veces me he sentido forastero en mi país", remarcó.

Por el contrario, el diputado del PP Rafael López pidió que, por "prudencia", el debate se pospusiera hasta que no se conozca en profundidad la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut y volvió a criticar que con esta ley se crean nuevos problemas y no se solucionan los que acechan al sector. Lamentó su "intervencionismo" y consideró que con la entrada en vigor del texto "se niegan las libertades lingüísticas", a la vez que se penalizan con 75.000 euros los incumplimientos de este aspecto.
"Por maltrato de animales se ponen multas de 30.000 euros, con lo que en su imaginario -dijo dirigiéndose a los miembros del tripartito- no ser patriota sale más caro que maltratar animales".

En el mismo sentido, se pronunció el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, quien cree que la ley es "la crónica de una muerte anunciada del cine, con muchos trabajadores que quedarán en paro".

  • 1