Economía

«La moderación salarial es ahora incluso más necesaria que antes»

Esta semana arranca un curso del Instituto de Estudios Cajasol para profesionales de Recursos Humanos que dirige Federico Durán. Es socio y coordinador del departamento laboral de Garrigues y analiza la situación actual. Foto: Javier Díaz.

el 14 sep 2009 / 22:44 h.

-El dato del IPC al 4,2% ha llevado a algún sindicato a señalar que confirma el "fracaso" del Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectivo. ¿Comparte esta visión?

-Es un mal dato de inflación, que pone de manifiesto debilidades de la economía española, no del Acuerdo Interconfederal. Hay una desviación de 2,2 puntos que no se puede imputar al acuerdo, que optó por una moderación inicial que ahora habrá que revisar, con el impacto que eso tiene. Son los males de la economía en los que una parte es la negociación colectiva, no específicamente el acuerdo interconfederal.

-Una de las patas del Acuerdo es la moderación salarial. De hecho, se insiste en ella para no incurrir en una espiral inflacionista. ¿Cómo se le puede decir eso a un trabajador con la escalada actual de precios?

-Eso son los males de la economía que hay que interiorizar. La economía española tiene un problema de competitividad muy fuerte frente al exterior. Cuanto más aumenten los precios y el diferencial de inflación con los países de nuestro entorno, donde van la mayor parte de las exportaciones españolas, más aumentará el déficit comercial. Y el déficit está presionando sobre la economía y tarde o temprano pasará las cuentas. Una economía como la española no se puede permitir un déficit comercial como el que tiene, sólo comparable al de EEUU. Si la inflación se desboca, ese déficit se alimentará. Desde el punto de vista del poder adquisitivo de los trabajadores de poco sirve pan para hoy y hambre para mañana.

-¿Se debe seguir entonces apostando por la moderación?

-Creo que la moderación salarial es ahora más necesaria que antes. La negociación colectiva española ha hecho un buen ejercicio. Este año va a tener más tensiones que años anteriores, pero la moderación salarial ha jugado un papel y debe seguir jugando.

-¿Qué efectos tendría una negociar los convenios de forma generalizada sobre el IPC real?

-Negociar sobre IPC pasado era la práctica negociadora que existía hace unas décadas y tenía consecuencias muy perjudiciales para la marcha económica. Por eso se cambió al IPC previsto, mucho más razonable. Creo que no sería una buena solución volver a ello, eso es retroalimentar el proceso de inflación que no ayuda nada a las rentas salariales ni a las más bajas, las que sufren más la presión de la inflación.

(Lea la entrevista completa en la versión impresa de El Correo de Andalucía).

  • 1