Cultura

La modernidad nació en 1957

Donde ahora hay canas, antes hubo ideas renovadoras y visionarias dentro del oscuro panorama artístico de los 50. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo se ha propuesto toparse con la vigencia de los postulados plásticos del Equipo 57.

el 14 sep 2009 / 21:40 h.

Donde ahora hay canas, antes hubo ideas renovadoras y visionarias dentro del oscuro panorama artístico de la España de los 50. El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) se propuesto toparse con la vigencia de los postulados plásticos del Equipo 57 en una amplia retrospectiva que se inaugura hoy.

"Nos llevamos una grandísima sorpresa cuando contextualizamos su producción. Es absolutamente visionario que en la España franquista de los años 50 se pudiera llevar a cabo un trabajo artístico y de investigación de esta dimensión, tan arrolladoramente moderno, tan radical".

José Lebrero, director del CAAC se expresaba ayer con esta contundencia delante de los cuatro miembros del Equipo 57 (Ángel Duarte, el quinto elemento, falleció hace unos meses en Suiza), en cuyos rostros acariciados por el tiempo no hay rastro de arrogancia.

Apenas de consciencia de "haber cambiado el panorama artístico del país, de haber arrojado luz en un momento de sombra del arte español", según palabras de la consejera de Cultura, Rosa Torres, también sentada en la misma mesa durante la presentación oficial de la amplia exposición retrospectiva que permanecerá en el monasterio de La Cartuja hasta el 2 de marzo de 2008.

Juan Cuenca, Juan Serrano, Agustín Ibarrola y José Duarte se pasearon ayer por las seis salas del CAAC por la que se han repartido las casi cien obras que recoge esta muestra, organizada cronológicamente "para demostrar la rápida evolución que experimentó este colectivo en sus apenas seis años de vida, de 1957 a 1962, desde los primeros momentos de debate, cuestionamiento y lucha interna hasta los intentos y soluciones formales del 62, cuando el proyecto de Equipo 57 no se corresponde con el tiempo que vivíamos, y se caracterizaba por su sentido visionario del futuro", recalcó Lebrero.

En el turno de palabra de los artistas, Juan Serrano utilizó su hilo de voz y su figura gastada para recordar su filosofía beligerante y el marcado compromiso social que caracterizó al Equipo, que cuestionaba la autoría individual en el arte y luchó contra la concepción más tópica del artista, al que se le consideraba un individuo dotado de cualidades especiales.

"En aquella época éramos reacios a las galerías y a los museos, por representar la comercialización de la creación, pero ahora que estamos aquí, entendemos que el arte necesita de vehículos y personas que lo conserven y transmitan".

Así, recordó que gracias a estas instituciones se ha recuperado parte de su obra, "que estaba a punto de desaparecer", subrayando que el concepto de estos centros ha cambiado: "Los galeristas no son ya meros traficantes de artistas".

comercio. Al hilo de su colega, Agustín Ibarrola recordó que en la época en que se forjó el Equipo 57 "todo estaba muy comercializado", por lo que pusieron en tela de juicio ese sistema; mientras que José Duarte significó que una de las cosas que en aquella época "más influenció" en este grupo era el hecho de convivir, porque de ese contacto, mantenido gracias a la correspondencia, surgía una "discusión continua" que daba como fruto la evolución del Equipo.

En este sentido, la muestra reúne más de cien obras, entre pintura, escultura, mobiliario y documentos internos, como maquetas, bocetos y epistolario, procedentes de museos españoles y europeos y de préstamos del galerista Rafael Ortiz, que abarcan todas las disciplinas que cultivó este colectivo: arquitectura, diseño, pintura, escultura, cine, dibujo y manifiestos.

  • 1