miércoles, 23 enero 2019
21:07
, última actualización
Local

La monja que conquistó Italia

Una religiosa siciliana de 25 años, Cristina Scuccia, se convierte en la triunfadora de ‘La Voz’.

el 08 jun 2014 / 10:00 h.

TAGS:

Llevar sus cánticos celestiales a un concurso televisivo en horario de máxima audiencia era para la hermana Cristina Scuccia, simplemente, una forma más de compartir su fe cristiana. Sin embargo, esta monja siciliana de 25 años acaba de ser coronada por el público como La Voz de Italia. Desde que en marzo debutó en el talent show interpretando el tema No One de Alicia Keys, Scuccia se convirtió en una sensación que traspasaba las fronteras de su país. La propia Keys la felicitó a través de Twitter, como también hizo la actriz de Sister Act Whoopi Goldberg, y el vídeo de aquella primera actuación se convirtió en un viral de YouTube. «Me gustaría que la gente pensara que la Iglesia puede estar en cualquier parte, con cualquiera. ¿Quién dijo que porque seamos monjas no nos está permitido actuar?», declaró tras su primera aparición en el programa. Así, al ser proclamada campeona, la hermana Cristina dio las gracias «al que está ahí arriba» y declaró: «quiero que Jesús entre», antes de comenzar a recitar la oración del Padre Nuestro ante el abarrotado estudio. Con su victoria en el concurso llegó también una oferta de contrato con la discográfica Universal, pero no está claro si la hermana aceptará: ya había explicado que, de ocurrir algo así, dejaría que sus superiores decidieran por ella. «Sería muy feliz, incluso, si volviera a cantar con niños en las parroquias», destacó la joven, que también cuenta en su historial con una victoria en un certamen de canto organizado por la Iglesia católica de Roma. Durante los tres últimos meses, sor Cristina interpretó en directo ante las cámaras de televisión clásicos del pop como Girls Just Want To Have Fun o Flashdance: What a Feeling y del rock como Livin'on a Prayer, y actuó junto a estrellas invitadas como Ricky Martin y Kylie Minogue. Scuccia y J-Ax, el tatuado rapero italiano que fue su coach durante el concurso, desarrollaron una estrecha amistad -la pareja fue apodada el diablo y el agua bendita- y el cantante le suplicó que continuara. «Tiene que grabar un disco con el sello del Vaticano o de las Ursulinas, porque es una gran oportunidad», afirmó J-Ax. Por supuesto, todos los beneficios estarían destinados a obras de caridad. «Estoy dispuesto a trabajar gratis, a llamar a grandes nombres como Alicia Keys para que cedan una canción para el álbum», insistió. «Pero nadie debería ganar un céntimo con ello». Nacida en Comiso, una localidad de 30.000 habitantes en el sureste de Sicilia, Scuccia sintió la llamada de la religión en 2008, cuando le ofrecieron un papel en un musical dedicado a la fundadora de la congregación de las Ursulinas de la Sagrada Familia, a la que luego se unió. «Mi sueño era ser cantante», aseveró a los medios transalpinos. «El Señor se ha servido de mi deseo para llamarme a él, me llamó a una nueva vida y me está llevando a cumplir mis anhelos según su voluntad, de una forma que jamás habría imaginado», señaló. Así, la religiosa se unió a una escuela dramática liderada por Claudia Koll, una exactriz erótica italiana que tuvo un renacer religioso. Después pasó un par de años como misionera católica en Brasil y tomó sus votos en 2012. Actualmente reside en Milán. Sor Cristina sostiene que actúa en línea con las recomendaciones pastorales del Papa Francisco. Y es que, en un manifiesto sobre su pontificado, el Santo Padre ya explicó que la Iglesia católica debería centrarse menos en la liturgia y más «ensuciarse» y «magullarse» con la gente de la calle. El Papa «nos invita a salir, a evangelizar, a decirle a la gente que Dios no solo no se lleva nada, sino que nos da más! Yo he venido aquí para eso», destacó en marzo al jurado de La voz de Italia.

  • 1