Local

La morosidad media en los alquileres se situó en 6.600 euros el año pasado

El volumen de impago en los arrendamientos urbanos en la provincia creció un 19% durante el ejercicio 2012

el 30 jun 2013 / 21:23 h.

TAGS:

ALQUILERHay dos miedos fundamentales que paralizan al propietario de una vivienda cuando se plantea alquilarla a un tercero. El primero es el temor a que no le paguen y el segundo es encontrarse el inmueble destrozado. La crisis económica, las tasas tan elevadas de paro y la menor renta disponible de las familias han provocado que el primero de esos miedos que tiene el arrendador se haya incrementado conforme persiste la actual coyuntura económica. En el caso de Sevilla esta morosidad se incrementó el año pasado un 19% en comparación con 2011, situando la cifra media de impago de arrendamientos urbanos –en los que se incluyen viviendas, pero también locales comerciales tanto en la capital como en la provincia– en los 6.635,40 euros, la segunda cantidad más alta de Andalucía, solo precedida por Málaga, en la que la mora alcanzó los 7.923,76 euros. Una cuantía que, no obstante, se sitúa por encima de la media española (6.134 euros). Son los resultados del estudio que, cada año desde hace seis, elabora el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM) sobre la base de las sentencias judiciales firmes de desahucios y también sobre los datos que incluyen los propietarios de viviendas que han sufrido el impago en primera persona y profesionales que se dedican a la gestión de alquileres. “El objetivo es prevenir la morosidad y que un propietario pueda saber antes de arrendar si el futuro inquilino ha tenido impagos, así como que sirva de efecto disuasorio ante posibles morosidades”, explica Sergio Cardona, el director de Estudios y Calidad de FIM, la primera empresa que registra los datos de inquilinos morosos. Los impagos han ido aumentando conforme avanza la crisis, reseña, en consonancia con que el mayor problema que existe es el paro. Sin embargo, no se ofrecen datos ni de perfiles de los morosos, ni tampoco del periodo de tiempo que dejan de pagar, pero tiene una explicación. “En primer lugar el perfil es muy diverso, además puede darse el caso de una misma persona que ha dejado impagos en varios inmuebles a lo largo del año y además se suma que tampoco existe un registro de viviendas en alquiler, con lo que los datos globales no serían significativos y además podrían inducir a interpretaciones erróneas”, matiza Cardona. El responsable de Calidad de FIM abunda además en que, a pesar de que se traten de incorporar nuevas modificaciones legislativas para proteger a la figura del arrendador, “no va a haber grandes cambios porque dependemos de cómo funcionen los juzgados. La ley puede introducir cambios a mejor pero si no se aportan más recursos judiciales como más personal para agilizar los procesos, tendremos el mismo panorama”, que actualmente está marcado por la saturación. FIM se encarga de elaborar un índice de morosidad, que arroja que desde 2007 y hasta 2012, es decir, desde que arrancó la crisis, los impagos en arrendamientos urbanos en Sevilla se han disparado un 154%. El año pasado, la provincia protagonizó la décima mayor subida de la tasa de mora del conjunto de España, ranking que estuvo liderado por tres andaluzas: Málaga (25,8% más), Granada (25,23%) y Huelva, con un alza del 23,42%. Las seis ediciones del informe apuntan a que el año pasado fue el primero en el que se atenuó el ritmo de avance de la morosidad en Sevilla. De esta manera, en 2008 –primer ejercicio completo de crisis– el impago creció un 13,63%. Un año después la tasa se incrementó hasta el 20%, mientras que en 2010 las deudas pendientes de inquilinos aumentaron un 22,5% (y en ese año la cantidad media por cobrar era de 4.598,21 euros). En 2011 fue cuando se vivió el mayor pico de crecimiento de este indicador en la provincia, con un avance del 27,7%, tasa que se ha aminorado en 8,6 puntos si se compara con el 19,05% en que aumentó la mora en 2012. El tema de las cuantías medias de impago que acumulan las distintas provincias puede resultar menor en algunos casos respecto a años anteriores, lo que se explica también en parte por la bajada de precios que ha experimentado el mercado del alquiler. “Como los alquileres han ido descendiendo, la renta que te deben ha ido bajando igualmente”, corroboró. En Andalucía, los impagos crecieron el último año un 19,17%, y la cuantía media que se dejó a deber ascendió a 4.768 euros.

  • 1