jueves, 16 mayo 2019
18:50
, última actualización
Cultura

La muerte de Epi y Blas cierra la “dura” temporada de la Sala Cero

La sala ha perdido un 30% de la taquilla y espera remontar a partir de septiembre. Danza, conciertos y un festival de música, nuevas apuestas del escenario de Sol

el 12 jul 2013 / 23:30 h.

15129640La Sala Cero cierra la temporada la próxima semana con una obra que tira de humor y del imaginario colectivo. El martes la compañía UTE estrena Españoles, Epi y Blas han muerto, montaje que hasta el 25 de julio se enmarca en la programación de verano del escenario de la calle Sol, que ha retado a la tradicional falta de oferta escénica de interior de los meses estivales con la iniciativa A 0º, ni frío ni calor. Escrita por David Montero e interpretada por Javier Berger, Paco Luna y Falín M. Galán, la obra es una divertida comedia surrealista, ambientada en la Transición, en la que Epifanio Gómez y Blasco Bermúdez (Epi y Blas), dos frikis de los de antes, se creen genios ignorados. Tras recibir rechazo tras rechazo a su obra maestra gastan todo lo que tienen en estrenarla, convencidos de que revolucionará el teatro español. Pero nada será como esperaban. Será como les cuente Gustavo, que para eso es el reportero más dicharachero. A pesar de que su título pudiera despistar, está recomendada para mayores de 16 años. En palabras de la compañía, Españoles, Epi y Blas han muerto es “una comedia sobre la ambición, sobre los sueños de cambiar la realidad, ambientada en la época en la que más se soñó: el tardofranquismo. Una mirada oblicua pero sin piedad a ese tiempo que algunos siguen empeñados en sacralizar: la Transición”. Se trata de la primera producción de la compañía sevillana UTE, un proyecto que, según cuentan ellos, “surge de la unión de cinco tipos que, viendo lo que se les venía encima, se tiraron al monte a seguir haciendo teatro, a dar la guerra que aún se puede dar: de guerrillas”. Antes han trabajado como Os Reverendos, como TBBB y también sin nombre. El precio es de 13 euros la entrada normal, y diez euros la reducida –para estudiantes menores de 30, desempleados y pensionistas–. Además, en la web de la sala, www.salacero.com, están disponibles promociones de cupo limitado que permiten al espectador adquirir sus entradas 2x1. El espectáculo estará en cartel de martes a jueves, a las 22.00 horas. Las entradas pueden adquirirse en la taquilla, a través de www.entradas.com, y en la FNAC. Pero la Sala Cero no es sólo la última en cerrar, sino la primera en abrir. Ángel López, uno de sus directores, avanza a este periódico las líneas programáticas de la temporada 2013-2014, que arrancará el 13 de septiembre de nuevo con Mejor es posible, Síndrome Clown. Además, se volverá a incluir en el cartel Estrella Sublime, “una obra que aporta muchos ingresos”, según destacó López, así como espectáculos de danza, una novedad con respecto a años anteriores. La sala continuará apostando por los pequeños conciertos que han comenzado a celebrar este año y que “tan bien han funcionado”, fijando un ciclo los jueves. Además, junto a Green Ufos se organizará un minifestival acústico que será prolongación del Southpop, que por su carácter bienal no tendrá edición en 2014. Los valencianos El Pont Flotant volverá a recalar en el escenario de la calle Sol, que continuará apostando por el teatro familiar, con funciones especiales para niños los sábados y domingos a las 18.00 horas. En cuanto a la temporada que acaba, López la definió como “de resistencia y durísima”. “Ha sido un año bastante irregular. Empezamos bien de público, pero a partir de noviembre ha sido un año malo”, recordó. Según sus datos, se ha perdido taquilla y la recaudación ha caído entre un 25% y un 30%. Además, la sala se ha quedado prácticamente sin ninguna ayuda después de que tanto la Junta de Andalucía como el Ayuntamiento de Sevilla recortaran drásticamente las subvenciones destinadas a la actividad de los espacios escénicos privados. A esto hay que sumar la crisis económica en general y la subida del IVA cultural, “que ha sido desastrosa”, criticó el empresario, quien resaltó que, pese a todo, en lo artístico “el nivel se ha mantenido, lo que ayuda a seguir manteniendo la actividad”.

  • 1