viernes, 22 marzo 2019
22:01
, última actualización
Cultura

La muerte de Mario Maya puso la nota triste de 2008

El año que acabamos de liquidar nos ha dado cosas importantes y nos ha quitado a Pilar López y Mario Maya, que también son importantes. 2008 ha sido, a pesar de todo, un buen año. Foto: Paco Cazalla.

el 15 sep 2009 / 20:36 h.

El año que acabamos de liquidar nos ha dado cosas importantes y nos ha quitado a Pilar López y Mario Maya, que también son importantes. 2008 ha sido, a pesar de todo, un buen año.

No somos aquí muy aficionados a los balances anuales, pero sentimos la necesidad imperiosa de repasar por encima el año en el que perdimos a uno de los artistas más grandes que ha dado Andalucía: Mario Maya, que se fue al poco tiempo de que lo hiciera su maestra Pilar López, otra gran pérdida para el arte flamenco. Pero 2008 no ha querido irse sin llevarse a dos hombres que lucharon por el flamenco desde distintos campos: el empresario sevillano Rafael Álvarez Colunga y el escritor Juan Alberto Fernández Bañuls, sevillano también.

Sin embargo, el año que acabamos de liquidar nos ha traído también cosas positivas, como el Premio Nacional de Danza al bailaor y coreógrafo Javier Barón y la consolidación de la nueva figura del cante flamenco, el catalán Miguel Poveda. La Bienal de Flamenco nos dejó un balance muy positivo en lo económico, según sus organizadores, y bastante negativo en los artístico, según la crítica especializada y los aficionados.

La Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco nos dio a una ministra joven y rompedora, Bibiana Aído, al frente del nuevo Ministerio de Igualdad, y nos trajo a un doctor en Periodismo con ganas de hacer cosas a compás, el malagueño Francisco Perujo. Asistimos al feliz regreso de Farruquito tras su encarcelamiento por el atropello de Benjamín Olalla. Y regresó, además, por la puerta grande, con el estreno de una obra espectacular, Puro.

Ha sido el año de Miguel Poveda, cantaor que ha aprovechado el mal momento que atraviesa el cante para consolidarse como la nueva gran figura de lo jondo. Con un Morente en clara recesión flamenca, un Lebrijano con importantes problemas de salud, un Mercé cada día más agotado y un Menese castigado por los problemas personales, el chaval de Cataluña ha dado el acelerón definitivo y hoy poy hoy convence hasta a los más críticos con su estilo.

También ha sido el año de la joven balaora malagueña Rocío Molina, que de seguir en esta línea de éxito y creatividad las va a mandar a todas al garaje. Y del bailaor Javier Barón, al que le han dado el Premio Nacional de Danza, un importante galardón que el próximo año puede venir en las cajas de mantecados, de seguir en la línea de reconocimientos de estos últimos años.

El Festival Internacional de las Minas de este año sirvió para lanzar a la joven cantaora de Huelva Rocío Márquez, a pesar de que el certamen atraviesa momentos delicados, sin ni siquiera dinero para poder pagar las dietas de los miembros del jurado.

2008 ha sido un año bueno, en líneas generales, pero nos ha quitado al gran Mario Maya, al que echamos mucho de menos. Se ha ido en plenitud de facultades, pero su familia y admiradores de su arte no vamos a permitir que su legado se olvide. La creación de una fundación con su nombre es una de las mejores noticias del año que se nos ha ido hace unas horas.

Ojalá 2009 nos depare más alegría que tristeza.

  • 1