Local

La muerte de tres musulmanes en Birmingham reabre la tensión racial

El primer ministro británico culpa de los altercados a la “falta de una educación adecuada” y a la ausencia de “ética y moral”.

el 10 ago 2011 / 20:58 h.

TAGS:

Trabajadores observan un edificio destrozado por los actos vandálicos.

Los actos de violencia callejera que se han vivido en estos días en Reino Unido se han cobrado ya la vida de cuatro personas. Los últimos tres muertos, asiáticos y musulmanes, fallecieron el martes por la noche en Birmingham y han reabierto la tensión racial entre la población musulmana y la afrocaribeña.

Los fallecidos son los hermanos Shazad y Munir Hussein, de 31 y 30 años respectivamente, y Haroon Jahan, de 21, que acaban de salir de una mezquita y se sumaron al grupo de musulmanes que se habían juntado para proteger unas tiendas y evitar que fueran objeto de pillajes. De repente llegó un coche a toda velocidad y embistió contra el grupo allí congregado. La Policía ha detenido a un hombre de 32 años como presunto autor de lo que en principio se considera un triple asesinato.

Tariq Jahan, padre de Haroon, dijo "no entender" por qué su hijo ha fallecido, ya que tanto él como otros vecinos salieron a las calles para "defender a la comunidad de todos los problemas que están ocurriendo en el país". "Perder a un hijo, no puedo describir a nadie lo que se siente al perder a un hijo", se lamentó.

Testigos citados por The Guardian denunciaron que coches conducidos por jóvenes afrocaribeños pasaron cuatro veces por delante del grupo antes del incidente y dijeron estar convencidos de que estaban planeando el ataque que llegaría luego. Aunque los disturbios de estos días no han tenido un contenido específicamente racial, el incidente de Birmingham abre un resquicio al enfrentamiento entre comunidades.

El primer ministro británico, David Cameron, culpó de la violencia a que en la sociedad británica existe una "falta de educación adecuada" tanto por parte de los padres como del sistema escolar y una "falta de ética y de moral". "Eso es lo que tenemos que cambiar", señaló.

Además, reconoció que en el pasado no se hizo frente con contundencia a las bandas juveniles, si bien subrayó que los protagonistas de los disturbios "no representan de ninguna forma a la gran mayoría de los jóvenes de nuestro país".

Por ello, anunció que el Gobierno respaldará legalmente las tácticas que la Policía considere necesarias para acabar con los disturbios que en los últimos días se han venido registrando en Londres y en otras ciudades del país. Cameron remarcó que no permitirá que la cultura del miedo se imponga en las calles y prometió detener a los culpables.

Asimismo, recordó que ya se ha autorizado el uso de pelotas de goma para disolver a los alborotadores y que podrían emplearse cañones de agua en un plazo de 24 horas. Asimismo, destacó que la presencia de 16.000 agentes en Londres ha permitido reducir los actos violentes.

Esta tardanza en controlar los disturbios está siendo muy criticada por los ciudadanos, que, sin embargo, sí apoyan que los policías utilicen pelotas de goma y cañones de agua. Es más, el 33% de los británicos se ha mostrado a favor de que la Policía sea autorizada a emplear armas de fuego y munición real para abordar el problema. Además, el 77 % se ha mostrado partidario de que el Ejército también intervenga, según el sondeo de YouGov para el diario The Sun .

805 detenidos. Por los altercados en Londres, Scotland Yard elevó ayer por la tarde a 805 el número de personas detenidas. En un comunicado la Policía Metropolitana explicó que, de esos 805 detenidos, 251 ya han sido imputados por su participación en la violencia y los saqueos.

En Manchester, entretanto, ya han comenzado a dictarse las primeras sentencias contra los arrestados en los últimos días. La Policía de esa ciudad confirmó en Twitter que los "primeros de muchos" en ser condenados han sido dos hombres que han recibido sendas sentencias de diez y 16 semanas entre rejas.

Por su parte, el líder del Partido Laborista británico, Ed Miliband, calificó ayer los asaltos y las protestas violentas que se han extendido por Reino Unido de "comportamiento criminal" y señaló que la prioridad actual es restaurar la seguridad.

"La prioridad ahora es hacer todo lo necesario para acabar con la sensación de miedo que están sufriendo muchas familias", remarcó Miliband en un comunicado publicado en la página web del Partido Laborista.

Estas revueltas tienen su origen en la muerte de Mark Duggan, de 29 años, de raza negra y padre de cuatro hijos, abordado por la Policía cuando viajaba en un taxi en una operación contra el tráfico de armas en la comunidad negra en Tottenham. Lo ocurrido está siendo investigado por la Comisión Independiente de Quejas de la Policía (IPCC), para aclarar si Duggan pudo haber abierto fuego contra un policía, que salió ileso. Un primer informe dice que no disparó.

  • 1