Local

La muerte de Zapata dinamita la relación entre la UE y Cuba

El disidente Guillermo Fariñas es hospitalizado de nuevo tras sufrir un desmayo.

el 11 mar 2010 / 21:21 h.

TAGS:


Las relaciones de Cuba con la Unión Europea (UE), que España y otros países buscaban normalizar, volvieron a empeorar tras la condena del Parlamento Europeo (PE) a la muerte del disidente Orlando Zapata y la instantánea réplica de La Habana con una andanada de insultos.


La Asamblea Nacional cubana acusó al PE de manipulador, mentiroso y tergiversador, de cinismo y discriminación, e incluso de causar la muerte de niños en países pobres, en respuesta a la condena sobre Zapata y la demanda de libertad "inmediata e incondicional" de los presos de conciencia de la isla (unos 200, según la disidencia).
Conservadores, socialistas, liberales, verdes y euroescépticos se unieron para condenar "con firmeza" al Gobierno del general Raúl Castro, por 509 votos a favor, 30 en contra y 14 abstenciones. El PE calificó de "evitable y cruel" la muerte de Zapata al cabo de una huelga de hambre de casi tres meses para pedir mejor trato carcelario. El texto "deplora la ausencia de todo gesto significativo" del general Castro ante los llamamientos de la comunidad internacional para que respete los derechos y libertades.


posición común. Al mismo tiempo, el PE rechazó considerar -con los votos de los socialistas españoles- la Posición Común que rige las relaciones de la UE y Cuba, que La Habana pide eliminar porque condiciona la normalización de las relaciones al respeto de los derechos humanos y una apertura democrática. La revisión de esa política, que impulsa especialmente el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quedó ayer muy cuestionada, según diplomáticos y analistas.


Sobre este punto el número dos de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo, Ramón Jáuregui, subrayó que el PSOE no ha cambiado de opinión sobre Cuba y que sigue "pensando que hay razones sobradas para replantear una estrategia que no ha sido eficaz" para promover la democratización en la isla. "La revisión no es sólo posible, sino deseable", dijo Jáuregui a Europa Press, recordando que tanto EEUU, como la Organización de Estados Americanos o países latinoamericanos como Brasil han optado por esta vía. Simplemente, es que ayer no tocaba.


Además la delegación del PSOE en la Eurocámara consideró que la resolución de condena de la situación de los derechos humanos en Cuba aprobada por la Eurocámara no se puede trasladar "en los mismos términos" al Congreso de los Diputados español.


Moratinos se unió a esta explicación y dijo que el Gobierno español seguirá defendiendo la sustitución de la Posición Común de la UE por un acuerdo negociado bilateralmente con la isla, que sólo se hará por "consenso".
Asimismo, el ministro negó que la UE vaya a hacer "concesiones" a las autoridades cubanas por revisar la actual política, sino todo lo contrario. Con su sustitución por un acuerdo bilateral, España busca un "compromiso mayor de La Habana", dijo.


Entretanto, en su casa de la ciudad central de Santa Clara (Cuba), sigue en huelga de hambre desde hace 16 días el disidente Guillermo Fariñas, de 48 años, que pide a Castro libertad para 26 presos de conciencia enfermos. El disidente cubano fue hospitalizado ayer tras sufrir un nuevo desmayo, una semana después de haber sido llevado al hospital por primera vez inconsciente y deshidratado.
Varios opositores más, entre ellos el ingeniero Félix Bone, se han declarado dispuestos a recoger el testigo de Zapata y Fariñas y hacer ayunos en serie si el segundo también muere.

  • 1