Local

La mujer de Santiago del Valle confiesa en TV que su marido "se cargó" a Mariluz

Isabel García se derrumbó en una entrevista en el programa de Ana Rosa, frente a su declaración en el juicio en el que inculpó a su cuñada. El juicio ha quedado visto para sentencia.

el 25 feb 2011 / 11:37 h.

TAGS:

El caso Mari Luz ha sido mediático desde su inicio y hasta el último día del juicio. Mientras los principales acusados por la muerte de la pequeña onubense, Santiago y Rosa del Valle, se declaraban inocentes y pedían justicia "en los juzgados y no en los medios" en la última sesión, su mujer, Isabel García, cambiaba en televisión la declaración realizada ante el tribunal la semana pasada, en la que inculpaba a su cuñada. Durante una entrevista en directo reconoció que su marido "se cargó" a la niña y "tiene que pagar". El juicio, en el que solo están imputados los hermanos Del Valle, quedó visto para sentencia pero el fiscal ya ha pedido al tribunal que se investigue si Isabel, que quedó excluida de la acusación de cómplice, incurrió en un delito de falso testimonio en el juicio.

La mujer de Santiago del Valle retomó en televisión la declaración inicial que hizo a la Policía tras su detención junto a su marido y su cuñada, de la que luego se retractó y que tampoco mantuvo en el juicio. Ante la perplejidad del equipo del programa de Ana Rosa en Telecinco, ayer reconoció ante las cámaras que su marido mató a la niña y que en este tiempo no ha callado porque él la amenazara sino porque lo quiere "mucho". "No puedo más, bastante he hecho por mi marido, pero tiene que pagar", dijo en antena.

Según su relato de los hechos del fatídico 13 de febrero de 2008, Santiago "vio a la niña y la enseñó chucherías" y al intentar subirla al piso para que ella la "conociera", Mari Luz se cayó rodando por las escaleras en "un trágico accidente" pero no la llevó a un centro de salud porque su hermana "no quería" ya que conocía a la familia y por recomendación de ella la arrojó a la ría onubense. Según el testimonio de los forenses en el juicio, Mari Luz fue arrojada viva al agua, donde murió ahogada y su cuerpo fue hallado 54 días después de la desaparición.

Nada más salir del plató, Isabel se dirigió a la comisaría de Canilllas, en el Madrid, para prestar declaración ante la Policía Judicial. Allí pasó la noche en comisaría y hoy será puesta a disposición judicial para que el juez acuerde medidas contra ella.

Según el fiscal, las primeras declaraciones de Isabel tras la detención junto a su hermano y su cuñada eran "más o menos coherentes" pero su testimonio en el juicio el pasado día 16 es producto de "una táctica de Santiago, el cual utiliza a su mujer como instrumento para ir en contra de su hermana para salvarse él".

Mientras, en la Audiencia de Huelva, el juicio contra Santiago y Rosa quedó visto para sentencia, tras ocho jornadas, al mediodía de ayer en una sesión de seis horas y media en las que las partes expusieron sus conclusiones. "Soy inocente, pido justicia, pero en los juzgados, no como otro señores que se han puesto a decirlo en los medios de comunicación, y no entiendo por qué", fue la última declaración de Santiago.

Su abogado, Juan López Rueda, consideró "imposible" que el tribunal le condene, basándose en el informe de dos geólogos según el cual el cuerpo fue arrojado al agua el 13 de enero entre las 16.40 y las 17.40 horas, o bien doce horas más tarde, coincidiendo con la pleamar, y en que ello no concuerda con el testimonio del taxista que dijo haber visto a las 17.40 horas a los del Valle a la puerta de su casa metiendo un carrito en el coche en el que supuestamente iba la niña.

El letrado de Rosa, Manuel Domínguez, también subrayó que "no hay ninguna prueba" que demuestre que ésta accediese voluntariamente a colaborar con Santiago para deshacerse del cuerpo ni de que intuyera que la niña iba en el carrito. "La única verdad es lo poco que se sabe científicamente", aseguró, por lo que dijo estar "absolutamente convencido" de que el tribunal la absolverá.

Con la misma seguridad el fiscal del caso, Alfredo Flores, aseveró que ambos acusados son culpables "sin ninguna duda razonable", por lo que mantiene la pena de 23 años de prisión para Santiago, por un delito de asesinato y otro en contra de la libertad sexual, y 17 años para Rosa, como cooperadora necesaria. El letrado de la familia de Mari Luz, Alberto Revuelta, pide 32 años para Santiago por asesinato y agresión sexual y 20 para Rosa como coautora, declaró que Santiago cometió "un asesinato con alevosía y que Rosa lo ayudó, sabiendo que la niña estaba inconsciente, pero viva".

 


  • 1