Local

La mujer tiroteada en El Puerto pudo morir por un ajuste de cuentas

Investigan la posible relación del crimen con otro cometido hace un mes en Mérida en el que murieron dos personas. Aún no hay detenidos.

el 03 sep 2011 / 17:34 h.

TAGS:

El ajuste de cuentas es el móvil que más va cobrando forma en el caso de la mujer de El Puerto de Santa María (Cádiz) abatida a tiros la noche del viernes. La Policía busca aún al autor o autores del crimen, que puede estar relacionado con otro tiroteo ocurrido el 3 de agosto en Mérida en el que murieron dos personas y otra resultó herida.

 

Los hechos sucedieron sobre las ocho y media de la tarde del viernes cuando, según el testimonio de varios vecinos recogido por Europa Press, la mujer -identificada como B.V.M, de 50 años y etnia gitana- fue abatida a tiros cuando accedía a su casa por alguien que la esperaba en un turismo blanco estacionado en las inmediaciones. La víctima residía en alquiler en la barriada de Las Nieves, una zona apartada del núcleo urbano. Vivía con otros familiares y solo salían "lo justo", algo que despertó la atención de los vecinos ya que incluso habían "tapado" los espacios libres de la fachada de la vivienda.

Fueron éstos quienes alertaron a la Policía de una fuerte discusión y gritos procedentes de una de las viviendas. Al llegar al lugar, los agentes encontraron el cadáver de la mujer con varios disparos de escopeta. Ayer se le practicó la autopsia, cuyos resultados fueron trasladados al juez de guardia.

Ya desde la mañana de ayer, la Policía descartó que se tratara de un caso de violencia de género, mientras que los vecinos de la víctima creen que todo responde a un posible "ajuste de cuentas".

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría Provincial de Cádiz encargada de la investigación, incluye entre las líneas de investigación principales con las que trabaja la posible relación del crimen con un tiroteo ocurrido a principios de agosto en Mérida, que se saldó con dos muertos, un herido y nueve personas detenidas.

El juez ordenó el ingreso en prisión de ocho de los arrestados mientras que el noveno quedó en libertad con cargos, con la obligación de comparecer en los juzgados periódicamente. A todos ellos se les atribuían los delitos de homicidio, tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas.

La relación de ambos crímenes es una de las principales líneas de investigación, aunque la UDEV encargada del caso mantiene abiertas de momento todas las opciones posibles.

La hipótesis del ajuste de cuentas corrió ayer como la pólvora por el barrio. Aunque vecinos como Diego defendieron, en declaraciones a Europa Press Televisión, que "la familia era muy educada y nunca había dado problemas", también reconocieron haber sentido "miedo" por haberse cruzado en medio del tiroteo en uno de los paseos que suelen dar por las tardes. "Si llegamos a salir, nos pegan dos tiros", señaló.

Por su parte, Rosa, explicó que la víctima "volvía de comprar y cuando todo pasó, intentó arrastrarse hasta la casa y los que estaban dentro ya se lo esperaban. No abrieron la puerta y lo que intentaron fue quitar a los niños, pasándoselos a la vecina por la tapia hasta que la señora falleció en la misma puerta de la casa".

Para Rosa, algo así "se veía venir" porque "no era normal que en la vivienda entrara y saliera tanta gente de etnia gitana, en una zona donde nunca ha ocurrido nada". Eso sí, quiso dejar claro que "todos eran muy educados, saludaban siempre y nunca han tenido problemas con los vecinos". Pese a ello, reiteró que "algo raro pasaba porque habían tapado la fachada" y "no querían salir, solo lo justo".

Con todo, lamentó la muerte de esta mujer porque "si los vecinos hubiéramos hecho algo, se habría evitado esta tragedia". "Todos los gitanos no son iguales, pero éstos no han esperado a que la Ley haga justicia y se lo han cobrado ellos por sí solos", denunció Rosa.


  • 1