Cultura

La National Gallery financia la restauración de varias piezas

Son las obras de arte "más viajeras" de la Universidad de Sevilla. Tres tallas de Martínez Montañés, creadas para su exhibición en la iglesia de la Anunciación y expuestas en el retablo mayor del templo. Se trata de la Inmaculada Concepción, San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja, "algunas de las más significativas de la escuela sevillana del Barroco".

el 16 sep 2009 / 05:00 h.

Son las obras de arte "más viajeras" de la Universidad de Sevilla. Tres tallas de Martínez Montañés, creadas para su exhibición en la iglesia de la Anunciación y expuestas en el retablo mayor del templo. Se trata de la Inmaculada Concepción, San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja, "algunas de las más significativas de la escuela sevillana del Barroco", según explica la conservadora del Patrimonio Artístico de la Hispalense, María Fernanda Morón de Castro.

En esto se basaba el interés de Xavier Bray por incluir estas obras en el catálogo de la exposición. Sin embargo, la profesora sevillana no hizo en principio un informe favorable. "Ya no podían viajar más. Su deterioro era muy grave, incluso San Francisco de Borja estaba roto en dos", recuerda Morón de Castro. La solución la encontró la National Gallery de Londres: costear, al 50% con la Universidad de Sevilla, las tres piezas que, sin esta financiación, nunca podrían haberse sometido a los trabajos tan tecnológicamente avanzados, como los que están siendo llevados a cabo estos días en la sacristía de la misma iglesia. "Se trata de una restauración bastante compleja y muy costosa", reconoce Morón, que cifra en 46.000 euros el coste de los trabajos.

El equipo encargado de la rehabilitación está encabezado por la restauradora Carmen Álvarez, que trabaja sobre las obras con la precisión de un cirujano. "Han salido muchas veces y sus daños principales derivan de su mala manipulación", se queja la especialista. Sin embargo, después de habérsele practicado a las tres esculturas un T.A.C. y una radiografía, el equipo de Álvarez ha determinado que "las estructuras están en buen estado, por lo que los trabajos están incidiendo en las deformaciones de los pliegues de los hábitos, las abolladuras exageradas, los barnices oxidados y la extracción de las capas superficiales de contaminación", explica la restauradora.

Junto a esa suerte de hospital de campaña que se ha habilitado en la iglesia de la Anunciación, los frailes de los Carmelitas Descalzos también han visto recompensada su generosidad por el préstamo de su Crucificado con la financiación por parte de la National Gallery de una "excepcional" Inmaculada de Juan del Castillo, que está siendo intervenida en Granada y, a su vuelta, tendrá un "lugar especial" en un lateral del altar mayor.

  • 1