Economía

La naval en casa de Soler

La protesta laboral de astilleros va ahora contra la Junta de Andalucía.

el 12 feb 2010 / 21:54 h.

Sólo horas han pasado desde que la Junta de Andalucía pusiera en la senda de la solución el problema de Astilleros de Huelva y Astilleros de Sevilla y el problema, de nuevo, le acaba de entrar por la puerta, y esta vez no hay enemigos de fuera contra los que cargar (los accionistas de esas atarazanas), sino que las culpas irán a partir de ahora hacia el consejero andaluz de Innovación, Martín Soler, cuyo departamento ha llevado las riendas de las largas negociaciones para poner la industria naval en rumbo.

Suma paciencia ha tenido Soler, con no pocos desplantes por parte de los dueños, y la que le queda. Por un lado, las protestas de los empleados que, como es legítimo, quieren cobrar sus sueldos, y como ya no pueden reclamárselos al armador, pues lo harán a la Junta de Andalucía, la misma que avaló los créditos para que pudieran percibir los salarios atrasados.

Si en breve no reciben su remuneración, manifestación contra el Gobierno andaluz, según anunció ayer la plantilla del astillero hispalense, ya regido por un nuevo apoderado puesto mediante acuerdo entre sindicatos y Ejecutivo regional y que desembarca con tres objetivos principales: renegociar los contratos que están en riesgo, preparar la entrada de nuevos accionistas y asegurar el empleo.

Pero el laboral no es el único frente al que habrá de enfrentarse el titular de Innovación. Por un lado está el empresarial, al tener que desplegar el plan de viabilidad de ambas factorías y configurar, además, un entramado industrial que emplee a los trabajadores sobrantes de Huelva -está en camino-.

Por otro, el político, puesto que el Partido Popular de Andalucía está ya pidiendo explicaciones sobre la forma en la que se ha llevado a cabo ese rescate de los astilleros, incluso poniendo en cuestión el sueldo que cobrará el nuevo apoderado del centro onubense.

Todo parece indicar que esas metas de la Junta de Andalucía se podrán alcanzar. De lo contrario, tendrá que soportar una nueva Delphi, un nuevo Santana.

  • 1