domingo, 09 diciembre 2018
21:13
, última actualización
Deportes

La necesidad se cita en tierra hostil

PREVIA. Al CB Sevilla le urge reaccionar en su visita a un Baskonia exigido. No es un lugar propicio aunque la realidad actual obliga a dar la talla.

el 28 dic 2014 / 09:00 h.

El serio traspié del pasado domingo en San Pablo ante MoraBanc Andorra convierte el último desplazamiento de 2014 para el CB Sevilla en un examen para redimir los pecados expuestos en evidencia. Tras una semana para analizar y olvidar lo sucedido, esta tarde toca corroborar la autocrítica mostrada desde entonces en territorio tradicionalmente poco propicio para la victoria hispalense. Así lo muestran los precedentes, mirando desde el lado positivo, simples números que romper. Para eso están, dicen. Pues todo lo que sea acusar un posible miedo escénico sería añadir otro handicap más a la lista y el fuego de la tabla quema demasiado como para encima echar más gasolina. Cuestión de prioridades y la del Baloncesto Sevilla no es otra que ganar. O como mínimo, competir de tú a tú­ y sin los altibajos correspondientes ante un rival presionado por tener que bordar los cinco partidos que restan para finalizar la primera vuelta si quiere tener opciones de estar en la Copa del Rey. Una competición, por cierto, a la que el Baskonia no falla en su cita en los últimos diecisiete años. Casi nada al aparato. De esta manera, en el Buesa Arena se citan hoy el hambre y las ganas de comer. Una misma necesidad, la victoria, para contrarrestar los peligros que amenazan a ambas escuadras, respectivamente. Para la joven plantilla que dirige Scott Roth será el primer envite de los dos que tendrá antes de acabar este año, recibiendo en una finalísima a La Bruixa d’Or, que venció ayer al Murcia y comprimió la parte trasera de la tabla. Aunque el foco apunte al duelo más cercano, en la retina todavía quedan rescoldos del camino que se marcó en Málaga. Esa debe ser la hoja de ruta a seguir en un pabellón donde sólo ha vencido el propio Unicaja en Liga, a pesar de la marcada inconsistencia del conjunto que ahora dirige Ibon Navarro. El técnico vitoriano podrá contar con su nueva incorporación, el base estadounidense Darius Adams, quien ya sabe lo que es enfrentarse a los sevillanos en la presente campaña de la Eurocup. Éste será, además, el primer encuentro de la era post-Heurtel en Vitoria. Habrá que ver si en ello se forja otro posible factor de desequilibrio ante la falta de un timón consolidado y dos sustitutos todavía en proceso de aclimatación. No obstante, tampoco cabe tentar a la suerte del debutante, por lo que la intensidad y la concentración desde el principio se antojan claves para competir ante un Baskonia que no es un rival directo al pelear por un objetivo distinto aún sin codearse ya con los grandes. Éstas son premisas innegociables que demanda la necesidad y que CB Sevilla debe poner sí o sí sobre la pista de un siempre hostil Buesa Arena para los hispalenses. El daño que produce al aficionado mirar la clasificación debe ser motivo de estímulo suficiente como para que la distancia entre unos y otros se pueda estrechar durante 40 minutos.

  • 1