Economía

La negociación se atasca y pone la huelga general a tiro de piedra

Las maratonianas reuniones del viernes y ayer no bastaron, aunque proseguirán

el 08 ene 2011 / 21:50 h.

Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, el pasado día 23 de septiembre llamando a la huelga general.

Más de diez horas de reunión no bastaron ayer al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, y a los líderes de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, para alcanzar un acuerdo sobre la reforma de las pensiones. El encuentro se celebró en un lugar no concretado y sin luz y ni taquígrafos para así facilitar el acercamiento, pero a las 21.00 horas éste era imposible y las partes se emplazaron a seguir negociando.

No queda mucho tiempo. En principio, mañana los sindicatos han de decidir si convocan otra huelga general como la del 29-S. Poco margen para presentar la solicitud con las dos semanas preceptivas de antelación. La idea es convocarla para la tercera semana de enero. El retraso en la edad de jubilación a los 67 años es el principal escollo.

Para intentar llegar a un acuerdo, el Ejecutivo central está dispuesto a rebajar esa edad a 65 años para los trabajadores que hayan cotizado 40 años o más, según fuentes conocedoras de las conversaciones, informaba El Mundo en su web.

El documento final del Pacto de Toledo -en él están todas las fuerzas políticas- aconsejaba elevar la edad real de jubilación para así ajustarla a la legal (65 años) e incentivar, además, la prolongación voluntaria de la vida laboral por encima de los 65 años.

No obstante, los integrantes de esa mesa no alcanzaron acuerdo alguno en materia de edad legal de jubilación, que el Gobierno de Zapatero quiere situar en 67 años, aunque de forma gradual y con excepciones.

El informe del Pacto de Toledo, asimismo, defiende un incremento del periodo de cálculo para la cuantía de la pensión. Respecto a la pensión máxima, considera "pertinente" elevar el tope de cotización para así poder acceder a mayor cuantía. Asimismo, cree necesario extender la cotización al sistema de los becarios de postgrado y de las personas sujetas al Régimen del Hogar.

En estos momentos es necesario haber cotizado durante, al menos, 15 años para tener derecho a pensión, de los cuales al menos 2 deberán estar comprendidos dentro de los 15 años inmediatamente anteriores al momento de causar el derecho (jubilarse).

Su importe se fija en un porcentaje de la llamada base reguladora, en función del número de años cotizados. Ésta es, aproximadamente, el 86% de la media de los salarios de los últimos 15 años cotizados. El porcentaje que se aplica a la base reguladora es del 50% para 15 años, y se va incrementando un 3% cada año más de cotización. Hasta 25 años de cotización, que pasa a subir un 2% por cada año de más. Es decir, que con 25 años el porcentaje es el 80%, y desde los 35 años de cotización llega al 100%.

La ampliación de la base de cálculo mitigaría el impacto de perder el empleo en los últimos años de la vida laboral y evitaría que determinados colectivos que pueden decidir sus cotizaciones, como los autónomos, elevaran su aportación al Sistema de Seguridad Social en los últimos años para mejorar su pensión.

Combinar la demora en la edad de jubilación con más años de cotización lleva aparejado un descenso en la cuantía de la prestación.

Antes de que el Pacto de Toledo consensuara el documento, el Gobierno decidió a principios de diciembre imprimir más ritmo a las reformas pendientes y anunció que aprobaría la relativa al sistema de pensiones el próximo 28 de enero y la enviará de inmediato al Parlamento para su tramitación. Con o sin acuerdo con los agentes sociales y pese al rechazo absoluto de los sindicatos.

En todo caso, la reforma irá al Congreso como anteproyecto de ley al Consejo de Ministros y no como decretazo, según indicó el ministro de Trabajo.

«Que Zapatero no sea cruel con el pensionista»

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, reclamó ayer al Gobierno que "no sea cruel y se acuerde de que detrás de la crisis económica hay personas que no tienen por qué pagar con sus pensiones los errores políticos de Zapatero".

El dirigente del PP pidió al presidente del Ejecutivo que "se vaya". "Luego veremos cómo cambiamos entre todos lo que él ha estropeado".

Para González Pons, Zapatero "debe asumir su responsabilidad política por la situación en la que se encuentra el país, pero también su responsabilidad social por la desconfianza que genera al no marcharse".

"El drama de Zapatero es que por más que se esfuerce hará mejor si se va que si se queda porque ha perdido la credibilidad y eso es imposible de recuperar".

Sin embargo, dijo que el Gobierno "va a encontrar al PP dispuesto a colaborar en la reforma de las pensiones".

Según González Pons, quien asistió en Estepona al Consejo de Alcaldes del PP de Málaga, "hay que hacer una reforma desde el diálogo y la racionalidad y pensando en el futuro".

Eso sí, insistió en la petición de que "el Gobierno no sea cruel ni con los pensionistas ni con los trabajadores".

  • 1